22 julio, 2013

Bruselas

La Unión Europea (UE) decidió este lunes incluir al brazo armado de Hezbolá en su lista negra de organizaciones terroristas, pero deberá resolver un asunto práctico: cómo distinguirlo del brazo político del movimiento islamista chiita, que forma parte del gobierno libanés.

"Es positivo que la UE haya decidido llamar a Hezbolá lo que es: una organización terrorista", celebró el ministro de Relaciones Exteriores holandés, Frans Timmermans.

La decisión supone "congelar sus haberes, bloquear su financiación y, por lo tanto, limitar su capacidad de acción", añadió.

La UE ha "enviado un mensaje claro y unánime contra el terrorismo", se congratuló el británico William Hague.

Un contingente de Hezbolá participa --en noviembre del 2009-- en un desfile militar en los suburbios del sur de Beirut para conmemorar el
Un contingente de Hezbolá participa --en noviembre del 2009-- en un desfile militar en los suburbios del sur de Beirut para conmemorar el "Día de los Mártires".
Hezbolá dispone de una poderosa estructura militar y política en Líbano

Sin embargo, la televisión del movimiento chiita libanés, Al Manar, afirmó este lunes por la noche que la Unión Europea se inclinó ante la presión de Israel.

"Israel impuso a la Unión Europea su voluntad de incluir al Hezbolá en la lista negra" de la UE, indicó el canal Al Manar y acusó a Gran Bretaña de estar "al frente de la campaña" contra el partido.

Líbano -que había pedido a la UE que sancionara a Hezbolá - lamentó también la medida. "Hubiéramos querido que la UE hiciera un análisis más pormenorizado de los hechos", dijo el primer ministro saliente Najib Mikati.

Por otra parte, al igual que Estados Unidos, Israel se congratuló por la decisión. "Ahora, es claro para todo el mundo que el Hezbolá es una organización terrorista", afirmó la ministra de justicia israelí, Tzipi Livni.

"Con la decisión de hoy, la UE envía un fuerte mensaje a Hezbolá de que no puede operar con impunidad", expresó en igual sentido el secretario de Estado Estadounidense, John Kerry.

Lo que le cobran a Hezbolá. Holanda y Reino Unido querían que los europeos dieran una respuesta, tras "la implicación" de la milicias del movimiento chiita proiraní en el atentado de Burgas (Bulgaria), en el que fallecieron cinco turistas israelíes y un búlgaro el 18 de julio del año pasado, además del presunto autor.

Además del atentado en Bulgaria, los europeos citan la condena en Chipre en marzo de un presunto miembro de Hezbolá , acusado de haber planeado un ataque contra los intereses israelíes en la isla mediterránea.

Pero según el ministro esapañol, José Manuel García-Margallo, la participación de Hezbolá en el conflicto sirio fue la gota que faltaba. "Bulgaria, Chipre y Siria": eso fueron los tres factores que llevaron a los europeos a actuar, explicó en rueda de prensa.

A España, al igual que a Italia, Malta o Irlanda, les preocupaba el impacto que podría tener tal decisión en Líbano, donde Hezbolá tiene una enorme presencia e influencia política y social.

Los ministros se comprometieron a "mantener el diálogo" con todos los partidos políticos libaneses, incluido Hezbolá , que desempeña un papel clave en el seno del gobierno del primer ministro saliente Najib Mikati, donde es mayoría.

La situación en Líbano es complicada ante una creciente inestabilidad política y social, que se ha deteriorado debido al conflicto en Siria. Y en ese sentido en nada ayudó la participación de Hezbolá , aliado de Damasco, en los combates.

El país preveía celebrar elecciones generales el 16 de junio pasado pero éstas fueran pospuestas hasta fines de 2014 y el Parlamento prorrogó la actual legislatura otros 17 meses.

La inscripción en la lista negra de la UE implica a las personas involucradas la prohibición de visa de ingreso a cualquier país del bloque. Pero en este caso, ¿cómo distinguir al brazo militar del resto del movimiento?

"No es sencillo. Nosotros tenemos experiencia en esto", admitió el ministro español al referirse a la organización separatista vasca ETA y su brazo armado, Herri Batasuna.

Estados Unidos no hace distinciones, explicó un portavoz del departamento de Estado. "Los numerosos brazos y filiales de Hezbolá comparten los mismos objetivos, miembros y financiación común para apoyar todo tipo de acciones violentas", añadió.

Por eso los expertos advierten contra lo que califican una política ambigua de la UE.

"Distinguir el ala política de la militar es un gesto ambiguo ya que es muy difícil identificar los miembros del ala militar", consideró Waddah Charara, profesor de sociología de la Universidad en Líbano y autor del "Estado Hezbolá ".

"Las restricciones y las ambigüedades de la decisión dejan una margen muy amplio de acción para Hezbolá en tanto que este partido ha actuado siempre de forma encubierta y posee muchos recursos", añadió.

Hay además un problema de identidad, como recuerda Francisco Barroso Cortés en un estudio del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE).

"Definir a la milicia chiita de Hezbolá , se presenta como una labor bastante complicada, puesto que podríamos catalogarla como un grupo terrorista, un movimiento religioso islámico, un partido nacional libanés, o una marioneta en manos de Irán y Siria", explicó.