16 diciembre, 2015

Bagdad

Un grupo desconocido secuestró anoche a 26 cazadores cataríes, entre ellos un príncipe, en un desierto de la provincia de al-Muzana, en el sur de Irak, según informó este miércoles el gobernador de la región, Faleh Abdelhasan.

El secuestro, precisó el gobernador, se produjo en el desierto de al-Samaua, entre las zonas de Basiya y al-Salman, próximas a la frontera con Arabia Saudí, donde en esta época del año abunda los halcones y otro tipo de aves silvestres.

Los secuestradores se desplazaban en vehículos todoterrenos, según explicó a la prensa Abdelhasan.

Los cazadores contaban con la autorización del Ministerio iraquí del Interior para entrar en el territorio iraquí, pero no habían notificado su presencia a las autoridades provinciales.

El gobernador expresó su desacuerdo con la entrada de los cazadores cataríes debido a que la gran extensión del desierto de Al Samaua imposibilita garantizar su protección.

Muchos cazadores de los países árabes del Golfo acostumbran a viajar a esa zona, después de obtener autorización del Ministerio iraquí del Interior.

Hasta ahora, ningún grupo armado ha asumido la autoría del secuestro en Al Muzana, una provincia de mayoría chií.

Los secuestros en Irak son relativamente frecuentes y con anterioridad han sido efectuados por milicias chiíes, como ocurrió con la captura durante un mes de 18 trabajadores turcos en septiembre pasado en Bagdad.

Etiquetado como: