24 junio, 2014

Beirut

Un joven inspector de los servicios libaneses de inteligencia evitó, pagándolo con su vida, un atentado contra un café de las afueras de Beirut repleto de clientes que miraban el partido Brasil-Camerún del Mundial de fútbol, se informó este martes.

El inspector Abdel Karim Hodroj, de 20 años, y su colega Ali Jaber salían el lunes del trabajo en coche cuando vieron un Mercedes blanco que se dirigía en contravía hacia un café del barrio de Chiyah, contó a la AFP un oficial de la Seguridad General.

"El coche se detuvo en medio de la calle y un hombre bajó. Hodroj y Jaber lo interceptaron y le preguntaron qué estaba haciendo. El hombre dijo que se le había roto la llave y que el coche no podía seguir andando", agregó.

La respuesta les pareció extraña, en un país que sufrió numerosos atentados con coches bomba y con un historial de ataques en la parte sur de Beirut, bastión del movimiento chiita Hezbolá.

Jaber se dirigió entonces hacia un cuartel militar del otro lado de la calle, mientras Abdel Karim vigilaba al sospechoso para impedirle huir.

"En ese momento, el coche explotó", matando a Abdel Karim contó el oficial. También murió el conductor del vehículo blanco.

Trece personas resultaron heridas, entre ellas Ali Jaber, que se hallaba a unos 30 metros, que sufrió lastimaduras en un muslo.

En el barrio chiita de Chiyah, los habitantes están aún trastornados, y el padre del inspector muerto, Fadel, recibe las condolencias.

Un fotógrafo de la AFP vio en el lugar coches en llamas e importantes daños materiales.

El incidente se produjo tres días después de un atentado suicida en el este del país, que dejó un muerto y cerca de 30 heridos.

Etiquetado como: