12 septiembre
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dirige la reunión semanal de gabinete este miércoles 3 de mayo.
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dirige la reunión semanal de gabinete este miércoles 3 de mayo.

Jerusalén

La Corte Suprema israelí invalidó este martes las exenciones en vigor sobre el servicio militar para los estudiantes seminaristas judíos, causando la furia de la pequeña pero poderosa comunidad ultraortodoxa.

Documentos de la Corte consultados muestran que un panel de nueve jueces estuvo de de acuerdo en que la enmienda del 2015 a la ley de servicio militar trata a los estudiantes ultraortodoxos de manera más generosa que a sus compatriotas seculares.

"Todos los jueces consideraron que la nueva enmienda viola la igualdad", indicó la decisión de la Corte y agregó que ocho de los nueve magistrados fueron aun más lejos, al pedir que el texto sea sacado de los códigos.

La mayoría de los judíos de Israel están obligados a incorporarse al Ejército, por lo regular a los 18 años, y los hombres lo cumplen 2 años y ocho meses y las mujeres, 2 años.

Muchos de ellos siguen siendo llamados al servicio periódicamente hasta los 40 años, cuando pasan a formar parte de la reserva militar.

"La mayoría de los jueces dictaminaron que la anulación de la enmienda debe aplicarse solo un año después de la fecha de la decisión, para facilitar que la revisión de la enmienda pueda ser aplicada", indicó el resumen oficial del fallo.

Este año de gracia da tiempo a los militares y a los políticos para encontrar una fórmula alternativa que sea aceptable para la Corte y los partidos políticos ultraortodoxos, cuyo apoyo es vital para lograr una mayoría parlamentaria gubernamental.

Los líderes ultraortodoxos están furiosos por la decisión anunciada este martes, pero no han amenazado la estabilidad de la coalición de derecha del primer ministro Benjamín Netanyahu, quien se encuentra en el ecuador de su nuevo mandato.

"Es una sentencia miserable", afirmó el abogado Menachem Eliezer Moses, del partido Unidad Torah Judaísmo, a la cadena estatal de televisión Channel One TV.

"No vamos a deshacer al gobierno. Faltan dos años para las elecciones. Hay que cambiar la ley", agregó.

El ministro del Interior Aryeh Deri, del partido ultraortodoxo Shas, indicó por Twitter que "la Suprema está totalmente separada de nuestra herencia y tradición" judías.

Los ultraortodoxos representan el 10% de la población israelí.