Acuerdo permite a los cazas de la coalición internacional liderada por Washington utilizar la estratégica base de Incirlik

 29 julio, 2015

Turquía ha cerrado oficialmente el acuerdo para que Estados Unidos y sus aliados pueden usar sus bases para atacar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) , según anunció este miércoles el Ministerio de Exteriores turco.

El acuerdo permite así a los cazas de la coalición internacional liderada por Washington utilizar la estratégica base de Incirlik, en el sureste de Turquía, desde la que será más fácil atacar la posiciones del Estado Islámico en Siria.

Esta autorización no incluye que los cazas aliados puedan prestar apoyo aéreo a las milicias kurdas que luchan sobre el terreno contra los yihadistas, y a las que Turquía considera una amenaza y califica de terroristas.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, se dirige a los diputados durante una reunión celebrada en el Parlamento turco en Ankara (Turquía), hoy, 29 de julio de 2015.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, se dirige a los diputados durante una reunión celebrada en el Parlamento turco en Ankara (Turquía), hoy, 29 de julio de 2015.

Estados Unidos llevaba meses reclamando una implicación más activa de Ankara en la lucha contra los islamistas radicales, con los que el Gobierno turco ha mantenido hasta ahora, según la oposición, una actitud entre la tolerancia y el claro apoyo.

El pasado 24 de julio, Turquía lanzó por primera vez un ataque aéreo contra el grupo yihadista.

Los bombardeos contra el EI comenzaron al mismo tiempo que los ataques aéreos contra la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, con la que existía un proceso de paz desde marzo de 2013 que ha quedado roto ahora.

Mientras los ataques contra el PKK continúan, Ankara no ha vuelto a informar de nuevas intervenciones contra el EI.