17 febrero, 2016
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.

Ankara

Turquía nunca aceptará la creación de un bastión kurdo en Siria junto a su frontera y continuará bombardeando las posiciones de las fuerzas militares kurdas en territorio sirio, declaró el miércoles el presidente Recep Tayyip Erdogan.

"Nunca aceptaremos un nuevo Kandil (la retaguardia del Partido de los Trabajadores Kurdos en Irak) en nuestra frontera sur", declaró Erdogan en un discurso .

"Los países de la coalición reaccionaron juntos. Nos piden que cesemos de disparar contra el PYD (Partido de la Unión Democrática) y las YPG (Unidades de Protección Popular). Lo sentimos pero no tenemos ninguna intención de cesar", agregó.

Desde el sábado pasado, la artillería turca bombardea posiciones de las YPG que aprovecharon la ofensiva de las fuerzas gubernamentales en la provincia de Alepo (norte) para avanzar hacia la ciudad de Azas, a 20 km de la frontera con Turquía.

Estados Unidos y la Unión Europea exhortaron a Turquía a cesar los bombardeos que hacen difícil la concreción de la tregua decidida la semana pasada en Múnich.

Turquía acusa al PYD y a las YPG de ser organizaciones "terroristas" debido a su cercanía con el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), que desde 1984 lidera una rebelión contra el poder central.

Erdogan volvió a criticar el miércoles a Washington, que apoya a los kurdos sirios en el marco de la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

"No hay buenos o malos terroristas", dijo Erdogan.

Etiquetado como: