5 febrero
Los sospechosos fueron detenidos en barrios de Ankara, la capital, y en provincias como Bursa (oeste) o Bingol (este).
Los sospechosos fueron detenidos en barrios de Ankara, la capital, y en provincias como Bursa (oeste) o Bingol (este).

Estambul

La policía turca detuvo este domingo a 448 personas en la mayor operación contra el Estado Islámico (EI) en el país desde el ataque de Nochevieja en una discoteca de Estambul, reivindicado por el grupo yihadista.

Según la agencia progubernamental Anadolu, las 448 personas fueron arrestadas en operaciones en todo el territorio. Muchos de los detenidos son extranjeros que presuntamente estaban planificando atentados.

Cerca de 150 personas fueron arrestadas en Sanliurfa, en el sureste del país, y 47 en la ciudad vecina de Gaziantep, cerca de la frontera con Siria, donde los yihadistas están implantados, indicó la agencia Dogan.

Sesenta sospechosos, la mayoría extranjeros, fueron detenidos en cuatro barrios de Ankara, la capital, y varias decenas en provincias como Bursa (oeste) o Bingol (este).

En Esmirna, nueve personas que iban y volvían de Siria y eran sospechosas de estar preparando ataques en esta ciudad costera, normalmente tranquila, fueron detenidas, indicó Anadolu.

Uno de los sospechosos, un sirio identificado por las iniciales E.A., habría entrado en contacto con traficantes para ayudar a miembros del EI a viajar a Europa, según Anadolu.

Dieciocho personas fueran arrestadas en Estambul y en la provincia vecina de Kocaeli, también sospechosos de estar preparando un atentado. Según la agencia, 14 extranjeros, entre ellos diez niños, serán expulsados.

También en Eskisehir, al este de Estambul, hubo nueve detenidos, sospechosos de pertenecer a Fateh al Sham, un grupo sirio afiliado a Al Qaida.

Se trata de la mayor operación policial contra presuntos miembros del EI desde la masacre de Nochevieja, cuando 39 personas, en su mayoría turistas de los países árabes, murieron en el ataque de un hombre armado que entró en una discoteca de moda en Estambul.

La masacre fue reivindicada por el EI y tras un importante operativo de búsqueda la policía detuvo el 16 de enero al presunto autor del ataque, Abdulgadir Masharipov, de nacionalidad uzbeca.

Según el periódico Hurriyet, el EI quería llevar a cabo la misma noche un ataque simultáneo en Ankara, pero finalmente decidió no hacerlo por los arrestos realizados por las autoridades turcas.

Un tribunal de Estambul ordenó el viernes el arresto de diez personas antes de empezar el juicio sobre el ataque de Nochevieja, en el que entre otros comparece Zarina Nurullayeva, la esposa del presunto autor.

Según la prensa turca, la mujer habría dicho a los investigadores que no tenía "ni idea" de que su marido preparaba un atentado.

En 2016 Turquía sufrió una serie de ataques atribuidos al EI o a separatistas kurdos, que dejaron centenares de muertos.

Desde finales de agosto las tropas turcas participan en combates en el norte de Siria contra el grupo Estado Islámico.

Hasta ahora, al menos 48 soldados turcos han muerto en las operaciones, según un recuento de la AFP, la mayoría de ellos en la batalla por retomar la ciudad de Al Bab que comenzó en diciembre.

Los aliados occidentales de Turquía han acusado en numerosas ocasiones al país de no hacer lo suficiente para evitar la entrada de los yihadistas y la creación de células del EI.

El gobierno turco lo niega y asegura que desde 2013 considera al EI como "grupo terrorista". Sin embargo, los observadores apuntan a que las autoridades solo llevan unos meses luchando con firmeza contra el EI, y que la captura de Masharipov debería haberle brindado mucha información.

Etiquetado como: