Fragmento será enviado este viernes a Francia, donde lo someterán a análisis

 31 julio, 2015

Saint-André, La Reunión, Francia. AP y AFP. El misterio que envuelve la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines podría empezar a despejarse si se confirma que un trozo de ala que se halló en las costas de la isla francesa de La Reunión –en el océano Índico– es una parte del Boeing 777 siniestrado.

El aparato, con 239 ocupantes, se esfumó hace casi un año y medio mientras realizaba un vuelo entre Kuala Lumpur, Malasia, y Pekín, China.

El fragmento, de dos metros de largo , fue hallado el miércoles en una playa de ese minúsculo territorio francés y es “del mismo tipo” que los del Boeing 777 , manifestó una fuente cercana a la investigación.

El trozo será enviado este viernes a la ciudad francesa de Tolouse, donde un laboratorio, dependiente del Ministerio de Defensa y especializado en investigaciones técnicas de accidentes aéreos, lo examinará.

Los investigadores –incluido un detective de seguridad aérea de Boeing, de EE. UU.– han identificado el componente como un flaperon de un ala de un 777, dijo un funcionario estadounidense. La aeronave desaparecida es un 777 y es la única que se sabe extraviada en el Índico.

Los flaperons controlan los alerones en la parte trasera de las alas. Los pilotos los usan durante el despegue y aterrizaje. El 777 es el bimotor más grande del mundo, con capacidad para llevar más de 300 pasajeros.

Incógnita pendiente. La pieza podría ayudar a los investigadores a determinar cómo se precipitó el avión, pero no está claro si permitirá encontrar otros restos del aparato, dada la complejidad de las corrientes oceánicas y el tiempo que ha pasado desde su desaparición.

“Es la primera posibilidad real de que se haya encontrado una parte del avión” , afirmó el ministro de Transporte australiano, Warren Truss, cuyo país encabeza la búsqueda en un sector remoto del océano. “Es demasiado prematuro como para formular esa afirmación, pero claramente la consideramos una pista importante” .

El vuelo 370 partió, el 8 de marzo del 2014, de Kuala Lumpur y los investigadores creen, con base en datos de satélite, que viró al sur hacia el océano Índico después de que desapareció del radar. Si el pedazo de ala es parte del avión malasio, daría crédito a esa teoría en contraposición con otras que lo suponían yendo al norte o incluso que hubiese aterrizado en otro sitio tras ser secuestrado.

Miembros de la Gendarmería francesa mientras inspeccionaban el jueves el pedazo de avión hallado en una playa en la isla de La Reunión. | EFE
Miembros de la Gendarmería francesa mientras inspeccionaban el jueves el pedazo de avión hallado en una playa en la isla de La Reunión. | EFE

La Reunión está muy lejos de la zona donde se llevaron a cabo las pesquisas (para buscar el aparato), pero es coherente con lo que sabemos acerca de las corrientes marinas y las informaciones suministradas por los satélites”, explicó Joël Sudre, experto oceanógrafo francés.

Según su análisis, los restos de la aeronave habrían podido viajar desde el oeste de Australia hasta la isla francesa por la Corriente Ecuatorial del Sur . De cumplirse ese escenario, las imágenes de satélite de esa corriente marítima poco profunda podrían permitir localizar “en pocos días” la zona del accidente.

Las especulaciones sobre la suerte de ese avión se centran en una falla mecánica o estructural, o un acto terrorista.

La explicación más plausible, según los responsables de la investigación, es que una brusca caída del nivel de oxígeno en el aparato dejó a la tripulación y los pasajeros inconscientes una hora después del despegue. El avión habría pasado a volar en piloto automático hasta su caída al mar por falta de combustible.

Mientras tanto, funcionarios franceses se encuentran en La Reunión para examinar la pieza. Un helicóptero francés inspecciona las aguas en torno de la isla para ver si hay otros restos.

A su vez, investigadores estadounidenses examinaban una fotografía de la pieza.

Los funcionarios franceses y estadounidenses hablaron con la condición de no ser identificados por no estar autorizados.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, apeló el jueves a la prudencia ante el hallazgo. “Hemos tenido antes muchas falsas alarmas, pero, por respeto a las familias que han perdido a sus seres queridos y han padecido una incertidumbre tan desconsoladora, ruego porque descubramos la verdad para tener consuelo y paz”, escribió en su blog.

Prometió difundir públicamente cualquier nuevo dato.

El último contacto de radar con el avión fijó su posición sobre el mar de Andamán, a 370 kilómetros al noroeste de la ciudad malasia de Penang. La Reunión está a 5.600 kilómetros al suroeste de Penang y a 4.200 kilómetros al oeste del área de búsqueda.