2 agosto, 2014

Kampala. AFP. El Tribunal Constitucional de Uganda anuló ayer una controvertida ley contra los homosexuales, una importante victoria para los defensores de la causa homosexual en este país, donde las relaciones entre personas del mismo sexo continúan, sin embargo, penadas con la cadena perpetua .

Los magistrados estimaron que la votación de esta ley no logró el cuórum exigido por la Constitución en el Parlamento. “La ley es nula y sin valor”, dijo el presidente del Tribunal, Steven Kavuma.

Esta ley provocó la indignación de la comunidad internacional, ya que contemplaba la represión de la “promoción de la homosexualidad” y la obligación de denunciar a los homosexuales. Varios países donantes suspendieron algunas ayudas al Gobierno ugandés en represalia por esta legislación.

Los defensores de la causa homosexual han recibido con regocijo la decisión del Tribunal, pese a que sigue en vigor la legislación anterior: el artículo 145 del Código Penal, que data de 1950, de la época del régimen colonial británico, castiga con cadena perpetua las “relaciones carnales contra natura”.

“Es una victoria del Derecho”, afirmó el secretario general de la ONU , Ban Ki-moon, en un comunicado, en el que rindió homenaje a los activistas que se opusieron a esa ley, “asumiendo a veces grandes riesgos personales”.

Para Nicholas Opiyo, abogado de las ocho personas y dos coaliciones de ONG demandantes, todavía queda trabajo para “garantizar la igualdad en el trato de todos los ugandeses”.