25 abril, 2016
Los perros estaban lastimados y mutilados. En cuenta habían dos cachorros que están en un refugio con su madre ya que son lactantes.
Los perros estaban lastimados y mutilados. En cuenta habían dos cachorros que están en un refugio con su madre ya que son lactantes.

Buenos Aires.

Un tribunal argentino condenó este lunes a ocho años de cárcel al dueño de un perro de raza pitbull, el cual mató a un niño de dos años en el 2014.

El Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata, unos 60 kilómetros al sur de Buenos Aires, dio a conocer el veredicto del juicio al propietario del animal, Horacio González, de 49 años, y criador de perros de esa raza.

González fue condenado por homicidio simple con dolo eventual por la muerte del niño en el 2014.

Fabián Musto, defensor de González, cuestionó la sentencia de prisión efectiva, inédita en la justicia argentina, al señalar que se trató de un caso de homicidio culposo o involuntario.

El pitbull, un perro de pelea que suele ser empleado para defensa personal, atacó al niño generándole graves heridas en la cara y el cuello, las cuales le ocasionaron la muerte casi de inmediato.

Luego de conocer el fallo, la madre del menor, Gabriela Pacheco, dijo a periodistas que su hijo "ya puede descansar en paz".

Según la causa judicial, González fue advertido por sus vecinos sobre el comportamiento agresivo de los perros que criaba; sin embargo, ese día ató uno de ellos a un auto abandonado en la vereda que los niños del barrio usaban para jugar.

El pequeño salió a la vereda con su hermana cuando el perro, que estaba sin bozal, comenzó a morderlo en la cara y el cuello, según testigos.

La madre del menor relató a su vez que estaba lavando la ropa y el niño con su hermanita salieron a jugar. "De repente, escucho los gritos de este señor que con mi nene en brazos, lleno de sangre, decía que ya no había nada que hacer".

González, que puede apelar la sentencia y sacrificó a su perro, dijo estar arrepentido de lo ocurrido. El delito por el que fue condenado contempla penas de entre ocho y 25 años de prisión.

En otras ocasiones la justicia argentina ha dictado sentencias de prisión por agresiones de canes que causaron muertes, pero eran excarcelables.

Etiquetado como: