Muchos provenían de Somalia y Etiopía, y tenían la esperanza de llegar a países ricos del Golfo

 10 agosto
Yemeníes llenaban recipientes con agua que posiblemente estaba contaminada con la bacteria del cólera en un suburbio de Saná. Esta enfermedad ha causado estragos en el país árabe.
Yemeníes llenaban recipientes con agua que posiblemente estaba contaminada con la bacteria del cólera en un suburbio de Saná. Esta enfermedad ha causado estragos en el país árabe.

Dubái

Traficantes de personas arrojaron a unos 300 migrantes al mar frente a las costas de Yemen en apenas 24 horas, causando decenas de muertos o desaparecidos, en una nueva demostración del trato inhumano que reciben estos candidatos al exilio.

Este jueves, al menos cinco migrantes fallecieron y 50 desaparecieron en el mar frente a la provincia de Chabua (sur de Yemen), en el segundo episodio de este tipo desde el miércoles, indicó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Según la misma fuente, los traficantes de humanos tiraron este jueves por la borda de sus embarcaciones a un total de 180 personas procedentes de Somalia y Etiopía.

"Hemos enviado a nuestros equipos a la zona. Veinticinco pasajeros (heridos) del barco están siendo atendidos en la costa de Yemen", declaró una portavoz de la organización.

La víspera, otros 120 migrantes de los mismos países fueron lanzados al mar cerca de la costa de Chabua, recordó la OIM, que calcula que murieron 50 personas, aunque solo se encontraron hasta ahora 29 cadáveres.

La OIM dice trabajar con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para darle sepultura a los muertos y ayudar a los sobrevivientes.

Los migrantes procedentes del Cuerno de África siguen dirigiéndose a Yemen, un país pobre y devastado por la guerra, con la esperanza de llegar a los países más ricos del golfo Pérsico, según la OIM.

"Los sobrevientes les dijeron a nuestros colegas en la playa que los traficantes les habían pedido que se tiraran al mar tras avistar lo que parecía ser representantes de las autoridades", explicó Laurent de Boeck, responsable de la misión de la OIM, al hablar de lo ocurrido este jueves.

Negocio con migrantes. "También nos contaron que los traficantes habían retomado el camino hacia Somalia para continuar el mismo tráfico y traer a más migrantes a Yemen", añadió.

"Es indignante e inhumano. El sufrimiento de los migrantes en esta ruta es inmenso. Muchos jóvenes pagan a los traficantes con la esperanza de tener una vida mejor", añadió el responsable, que estimó que la edad media de los migrantes es de 16 años.

El tráfico de seres humanos entre Somalia, donde la autoridad del Estado es casi nula, y Yemen, que sufre una situación similar, jamás cesó.

La OIM calcula que 55.000 migrantes llegaron a Yemen procedentes del Cuerno de África desde comienzos del 2017. Más de 30.000 de estos nuevos migrantes tienen menos de 18 años.

La OIM se sorprendió al ver que el tráfico de migrantes proseguía a pesar de los fuertes vientos que azotan al océano Índico en esta temporada.

Unos 55.000 migrantes llegaron a Yemen procedentes del Cuerno de África desde comienzos de 2017.

En Yemen, donde rebeldes chiitas hutíes, apoyados por Irán, enfrentan a las fuerzas gubernamentales prosaudíes desde hace tres años, hay numerosos campos donde se hacinan miles de migrantes africanos.

La guerra has causado cerca de 8.400 muertos y unos 48.000 heridos desde la intervención, en marzo del 2015, de una coalición árabe liderada por Arabia Saudí, en apoyo a las fuerzas gubernamentales, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La ONU asegura que Yemen, donde una epidemia de cólera dejó más de 1.900 muertos, es escenario de la "mayor crisis humanitaria en el mundo".

Algunos migrantes africanos fueron incluso víctimas directas del conflicto. En marzo, un helicóptero disparó contra un barco de somalíes frente a las costas del país, matando a 42 personas. Según un informe confidencial de la ONU, el aparato pertenecía a la coalición dirigida por Riad.

La embarcación atacada transportaba a 140 personas, precisó Naciones Unidas, que denunció una violación al derecho humanitario internacional.

Etiquetado como: