29 julio, 2014

Yaunde. EFE y AFP. Dieciséis personas fallecieron durante el ataque del grupo terrorista nigeriano Boko Haram en la localidad camerunesa de Kolofato, informaron ayer las fuentes del Gobierno de este país.

En el asalto, que se produjo el domingo, la milicia radical también secuestró a la esposa del vice primer ministro de Camerún, que continúa en un paradero desconocido.

“El ataque provocó 16 muertos, entre los cuales hay civiles y militares”, explicó el ministro de Comunicación de Camerún, Issa Chiroma Bakary, que hasta el domingo contabilizaba solo tres víctimas mortales tras la disputa.

La acción se llevó a cabo en la madrugada del domingo, cuando un grupo de 200 hombres atacó la residencia del vice primer ministro, Ahmadou Alí, que fue evacuado por su servicio de seguridad.

Los rebeldes también asaltaron la casa de un dirigente de Kolofata, Seini Boukar, a quien también secuestraron.

Alí es conocido por ser uno de los principales negociadores en los secuestros que los terroristas perpetran en Camerún.

Conflicto. En los últimos meses, la secta islamista ha intensificado sus ataques y secuestros en la zona norte del país, donde se encuentra Kolofata, una localidad cercana a la frontera con Nigeria.

En esta misma zona fueron plagiados tres religiosos extranjeros, dos italianos y un canadiense, supuestamente por Boko Haram, que los liberó el 1.° de junio.

Según señaló recientemente el Gobierno camerunés, desde febrero Boko Haram ha reclutado a cerca de 200 jóvenes (entre 15 y 19 años de edad) en Kolofata.

Por ello, Camerún desplegó sus tropas en sus fronteras, uniéndose así a los esfuerzos internacionales para luchar contra la milicia Boko Haram, que todavía mantiene retenidas a más de 200 niñas nigerianas desde hace más de tres meses.

Los enfrentamientos entre los terroristas y los soldados cameruneses son constantes y esta misma semana al menos diez soldados murieron en un ataque atribuido a la agrupación en la localidad de Bagaran, cerca de la frontera con Chad.

Además, el Gobierno anunció el domingo las condenas a 14 miembros de Boko Haram que, tras ser juzgados por un tribunal militar camerunés, cumplirán penas de entre 10 y 20 años de prisión.

Boko Haram, que significa en lenguas locales “ la educación no islámica es pecado” , lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, donde este año ha matado a cerca de 3.000 personas.