Médicos encontraron sangre en su cerebro tras un golpe en la cabeza

 7 octubre, 2013

Buenos Aires. EFE y AP. La inesperada enfermedad de la presidenta argentina, Cristina Fernández, que deberá reposar durante un mes por recomendación médica, sacudió el escenario político local en plena campaña electoral para las legislativas del próximo 27.

El portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, emitió el sábado en la noche un comunicado, en el que se dijo que la mandataria había sufrido un golpe en la cabeza el 12 de agosto, que no había sido divulgado previamente.

Fernández vivió un problema de salud en enero de 2012, cuando le extrajeron la glándula tiroides. | ARCHIVO.
Fernández vivió un problema de salud en enero de 2012, cuando le extrajeron la glándula tiroides. | ARCHIVO.

La declaración comunicaba que los problemas se conocieron el sábado después de que Fernández, de 60 años, se sometió a chequeos médicos y análisis e por una arritmia. Debido a que estaba sufriendo dolores de cabeza, también estudiaron su cráneo y encontraron un hematoma subdural (sangrado entre el cerebro y el cráneo).

Según la información oficial, el golpe sufrido por la mandataria del que hasta el sábado no se tuvo conocimiento público, ocurrió un día después de las elecciones primarias legislativas hace dos meses en las que el Gobierno sufrió un revés al perder en la provincia de Buenos Aires. De acatar el reposo indicado por los médicos, la presidenta argentina no estará activa cuando se concreten las elecciones legislativas, el próximo 27 de octubre.

En caso de enfermedad presidencial, la Constitución prevé que asuma como interino el vicepresidente, en este caso Amado Boudou (50 años), exministro de Economía de Kirchner entre 2009 y 2011.

Boudou regresó de forma anticipada de Brasil, donde estaba de visita oficial. También viajó a Buenos Aires el hijo de la mandataria, Máximo Kirchner.

La recomendación médica para que Fernández guarde reposo, sorprendió a la gobernante en plena campaña electoral, en la que ella, sin ser candidata, había asumido un rol protagónico tras la derrota del oficialismo en las primarias del 11 de agosto.

Los principales dirigentes de la oposición expresaron sus deseos para que Fernández se restablezca, aunque evitaron hacer comentarios sobre el impacto político de la noticia.

Medios locales especularon ayer con la posibilidad de que, si el cuadro no evoluciona satisfactoriamente, la mandataria deba someterse a una intervención quirúrgica. Fernández se sometió en enero de 2012 a una operación en la que le extirparon la glándula tiroidea y que la mantuvo tres semanas apartada de su labor.

Etiquetado como: