26 junio

Guatapé

Socorristas colombianos seguían este lunes la búsqueda de cuerpos en el naufragio la víspera de una embarcación turística con 170 pasajeros en el embalse El Peñol-Guatapé, que dejó al menos siete muertos.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) reportó que se redujo a cuatro el número de desaparecidos y 154 personas fueron rescatadas con vida, entre ellas dos hospitalizadas en condición "estable" y tres turistas belgas que fueron socorridos y dados de alta.

"Hay dos personas en proceso de verificación", es decir que se chequea si están desaparecidas o con sus familias, dijo a la AFP una fuente de la UNGRD.

El Almirante, una embarcación de cuatro pisos, se hundió rápidamente la tarde del domingo con unos 170 pasajeros y tres tripulantes en la turística represa del departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia.

Una de las víctimas fue Marta Gómez, quien subió a la nave con su hija Ángela y su nieto de 7 años para pasear por esta represa, relató otra de sus hijas Viviana Guzmán a la AFP.

Su hermana Angela le contó que el barco tenía "muy pocos salvavidas" y los que consiguió se los puso a su madre e hijo y a una niña.

Cuando estaban siendo rescatados, "en ese momento mi mamá se le desprendió del brazo", explicó Viviana, con la voz entrecortada y el rostro cansado tras recorrer durante la noche los hospitales de la zona.

En un homenaje a las víctimas, los vecinos de Guatapé colocaron rosas y margaritas al pie de la estatua "La sembradora de sueños", símbolo de la esperanza en el malecón de la represa.

"Esto es una tragedia a nivel mundial, entonces los guatapenses en el día de hoy queremos hacerles sentir a todas estas familias que han perdido a un ser querido, que es un dolor que nosotros también sentimos", dijo Marleny Ríos, de 48 años.

Los equipos de socorro sostienen que la presencia de algas en el embalse dificulta las operaciones de búsqueda en la zona, que tiene entre 30 y 40 metros de profundidad, el punto más hondo de la represa, al disminuir la visibilidad bajo el agua.

Las autoridades sospechan que hay cuerpos atrapados en el primero de los cuatro niveles de El Almirante.

Un equipo de 35 submarinistas retomó la búsqueda este lunes en las aguas frías y lodosas de la represa, tras ser suspendida a media noche por tormentas eléctricas que afectaron a uno de los buzos.

El almirante Juan Francisco Herrera, a cargo de la coordinación del rescate submarino, contó a Blu Radio de Bogotá indicó que cinco buzos se sumarían "con 1,5 toneladas en equipos para poder hacer una búsqueda mayor dentro de la embarcación".

El Ministerio Público solicitará a las autoridades locales "un reporte de los controles (...) a los servicios de navegación en el embalse, el uso de chalecos salvavidas y el límite de velocidad", indicó la Procuraduría en un comunicado.

En paralelo, expertos de la Marina investigan el accidente.

El viceministro de Transporte, Alejandro Maya, dijo que la empresa "HJ Vallejo y compañía Asobarcos Guatapé" es dueña de la embarcación y tiene en regla su licencia de navegación.

"Lo que estamos estableciendo a través de la investigación de la Superintendencia de Puertos y Transporte es el uso de chalecos salvavidas" por parte de la tripulación y los pasajeros, señaló Maya, quien afirmó que hay "quejas y denuncias" por la falta de estos elementos.

Si se comprueba que El Almirante no tenía herramientas de socorro, la empresa podría perder su licencia de operación.

La alcaldía de Guatapé decretó tres días de luto por la tragedia en la represa, uno de los principales sitios turísticos de Antioquia.

Muchos turistas locales y extranjeros llegan para recorrer la represa, propiedad de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), en trayectos de una y dos horas a bordo de embarcaciones, pescar, entre otras actividades.

Etiquetado como: