22 junio, 2013

Singapur. AFP y EFE. La contaminación en el aire de Singapur, ocasionada por incendios en los bosques de la vecina Indonesia, alcanzó ayer un nivel “peligroso”, lo que obligó a Yakarta a recurrir a medios extremos, como tratar de causar lluvia por medios artificiales.

El índice de contaminación en Singapur llegó a superar los 400, un récord histórico que “puede representar una amenaza para la vida de los enfermos y los ancianos”, informó la agencia gubernamental de la calidad del aire. El nivel había caído a 143 al anochecer.

Las autoridades instaron a la población a evitar salir de sus casas y utilizar máscaras protectoras. | EFE
Las autoridades instaron a la población a evitar salir de sus casas y utilizar máscaras protectoras. | EFE

Todo índice superior a 300 se considera “peligroso” para la salud de los 5,3 millones de habitantes de esta ciudad-Estado, donde los rascacielos de vidrio y acero desaparecían bajo el humo.

El ministro de Medio Ambiente de Singapur, Vivian Balakrishnan, viajó a Indonesia el viernes, después de haber exhortado la víspera al archipiélago a actuar “en forma decisiva y urgente”.

Pero en Yakarta, Agung Laksono, ministro indonesio responsable de la lucha contra los incendios forestales, respondió muy secamente, considerando que Singapur “debería dejar de comportarse como un niño y hacer tanto ruido”.

Por otra parte, Laksono sugirió la posibilidad de que los fuegos hayan sido provocados por algunas plantaciones de palmeras de aceite de Singapur o Malasia que tienen grandes concesiones en Sumatra.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Las autoridades singapurenses instaron a las personas mayores, mujeres embarazadas, niños y a los que padecen enfermedades crónicas a evitar actividades al aire libre y utilizar máscaras.

La neblina también afecta a la vecina Malasia, donde unas 200 escuelas han cerrado en el sur del país, informó The Star .