Por: Gustavo Arias R. 18 mayo, 2016
Maduro agregó que demandará judicialmente a la directiva del Parlamento de mayoría opositora por
Maduro agregó que demandará judicialmente a la directiva del Parlamento de mayoría opositora por "usurpación de funciones" y "traición a la patria"

Lo último. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, convocó este martes a una "sesión urgente" del Consejo Permanente de la entidad para discutir la situación en Venezuela, invocando la Carta Democrática Interamericana.

Almagro pidió una sesión entre el 10 y el 20 de junio dedicada a la "alteración del orden constitucional" en Venezuela y cómo se afecta gravemente "el orden democrático" en ese país.

Maduro respondió a la solicitud llamando a una "rebelión nacional" contra la aplicación de la Carta Democrática y le dijo a Almagro que se meta el documento por "donde le quepa".

"La Carta Democrática la pueden poner así (...) ponerla en un tubito bien fino y darle mejor uso, señor Almagro. Métase su Carta Democrática por donde le quepa, a Venezuela se respeta y a Venezuela no se le va a aplicar ninguna carta. Llamo a la rebelión nacional frente a las amenazas internacionales", expresó Maduro ante miles de seguidores.

Contexto. Esta situación se presenta en medio de múltiples manifestaciones contra la administración de Nicolás Maduro por "atrasar" la posibilidad de que se de un referendo revocatorio contra su mandato.

Según el chavismo, el 40% de las firmas entregadas por la oposición para activar el proceso son fraudulentas.

Los opositores arrancaron, el 27 de abril, con la recolección de firmas para activar un referendo revocatorio contra Maduro; en esa primera etapa necesitaban recolectar 195.721 firmas. El 2 de mayo entregaron a la Comisión Nacional Electoral (CNE) 1,85 millones de ellas.

Las firmas tienen que ser revisadas por la CNE y luego la institución tiene que llamar a los firmantes para ratificar su apoyo al referendo con la huella digital. Después de que las firmas se validen, la CNE autorizaría la recolección de los cuatro millones de firmas requeridos para convocar el referendo.

Para revocar el mandato de Maduro en el referendo, el "Sí" debe obtener más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido el mandatario tras la muerte de Hugo Chávez, en 2013.

infografia

La oposición quiere realizar el referendo este año, ya que si se se hace después del 10 de enero de 2017 —cuando se cumplen cuatro años del actual mandato— y Maduro pierde, los dos años restantes los completaría el vicepresidente designado por el mandatario, pero si Maduro pierde el referendo antes de esa fecha, se tendría que convocar a elecciones.

Según una encuesta de la firma Datanálisis, el 70% de los venezolanos apoya un cambio de Gobierno.

Maduro afirma que el referendo es "inviable", porque la oposición "pretendía cometer fraude" con las firmas que presentaron para solicitarlo.

"Ninguna de las opciones que ha anunciado la derecha para acabar con la revolución y para derrocarme o revocarme tiene viabilidad política e histórica, y ninguna va a tener éxito", afirmó Maduro al acusar a la oposición de "pretender hacerle fraude a la ley".

Reacción de Maduro. La crisis en Venezuela está atizada por las denuncias de Maduro sobre supuestos intentos de "golpe" apoyados por los Estados Unidos y líderes de derecha, como el expresidente colombiano Álvaro Uribe.

"Nuestra Fuerza Aérea, nuestra Aviación Militar Bolivariana, detectó el ingreso ilegal para labores de espionaje inusuales del avión Boeing 700 E-3 Sentry, que tiene todos los mecanismos para el espionaje electrónico", dijo Maduro al anunciar la supuesta incursión de un avión militar de Estados Unidos en Venezuela.

"Hay planes para convertir las marchas en Caracas en eventos insurreccionales y violentos, por lo que las autoridades están obligadas a garantizar la paz", comentó el mandatario sobre las manifestaciones de la oposición.

Además, el mandatario extendió, el 13 de mayo, un decreto de emergencia económica vigente desde enero, pero sorpresivamente le añadió el estado de excepción por tres meses.

El decreto de excepción concede poderes especiales a los militares y otras fuerzas de seguridad, incluso a grupos civiles "para mantener el orden interno y defender al país de agresiones externas". Además, le permite al Gobierno tomar el control de las fuentes de bienes primarios y de energía para enfrentar la escasez, situación que abriría la puerta a la expropiación de empresas de alimentos.

Según Maduro, el estado de excepción podría extenderse hasta 2017.

Maduro también sacó a medio millón de militares y milicianos venezolanos para realizar dos días de ejercicios de defensa.

Las fuerzas armadas tienen un vasto poder en el gobierno de Nicolás Maduro en sectores estratégicos como el petróleo. Además, carteras prioritarias como el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Tierras, y Pesca y Acuicultura, son conducidos por uniformados.

La oposición critica la amplia participación de los militares en el gobierno y su "politización". "El peor error que cometió Chávez fue haber sacado a los militares de los cuarteles. ¿Quién los va a volver a meter?", dijo el presidente del Parlamento, el opositor Henry Ramos Allup.

Maduro ordenó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sacar la artillería para prepararse para enfrentar, según él, eventuales agresiones externas, en medio de un aumento de la conflictividad social y de los intentos de la oposición por sacarlo del poder a través de un referendo revocatorio.

infografia

Reacción internacional. Por su parte, una comisión internacional, encabezada por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, intenta establecer un diálogo que baje la tensión entre opositores y el Gobierno, luego de que Maduro amenazara con restringir las libertades en Venezuela mediante un decreto de "conmoción interior".

"Es un recurso que tengo como jefe de Estado (...), y no lo dudaré para decretarlo si fuera necesario para combatir por la paz y la seguridad de este país. Lo tengo listo, cuando haga falta", dijo el mandatario en un acto con seguidores en Guanta, en el estado Anzoátegui (este).

Según la Constitución, el estado de conmoción interior o exterior puede ser decretado por el mandatario "en caso de conflicto interno o externo, que ponga seriamente en peligro la seguridad de la nación", y puede prolongarse hasta por 90 días, prorrogable por otro lapso igual.

Problemas por doquier. El país suramericano padece una aguda crisis económica, con la inflación más alta del mundo (180% en 2015) y una seria escasez de alimentos, agua y otros productos básicos. Además, este año se sumó una severa crisis de electricidad relacionada con el fenómeno de El Niño.

El sector público está trabajando solo dos días a la semana y las proyecciones de inflación para este año ascienden a 700%.

La economía se contrajo 5,7% en 2015 y lo hará aún más este año, según previsiones de analistas. Además, pese a que el país aún cumple con sus compromisos de deuda, se cree que en unos meses podría entrar en default (impago de deuda externa).

Venezuela también sufre una violencia galopante, con una tasa de homicidios de 63,5 por cada 100.000 habitantes en 2015 (la de Costa Rica es de 11 por cada 100.000) y su sistema de salud atraviesa una profunda crisis, con miles de pacientes que no pueden recibir tratamientos médicos esenciales y cientos de personas en lista de espera para someterse a cirugías.

La crisis en el sistema de salud está relacionada con las restricciones cambiarias y los controles de precios que obstaculizan la posibilidad de que los medicamentos sean suministrados por empresas farmacéuticas.

Las aerolíneas Latam y Lufthansa suspendieron sus vuelos a Caracas.

Información actualizada el 31 de mayo.

Etiquetado como: