21 mayo, 2014

Ataques de la Fuerza Aérea abatieron a 60 presuntos insurgentes en las zonas tribales del noroeste de Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán, anunciaron este miércoles responsables de seguridad paquistaníes.

Un balance anterior del ejército indicaba la muerte de 32 insurgentes en "ataques aéreos de precisión" contra campos de talibanes en Waziristán del Norte.

"Hasta el momento, 60 terroristas, entre ellos comandantes y (combatientes) extranjeros murieron en los ataques" del miércoles, indicó el ejército en un mensaje a la AFP.

Según éste, los rebeldes blanco del ataque aéreo estuvieron implicados en actos violentos recientes, como una explosión en un campo de refugiados en Peshawar, atentados en las regiones de Mohmand y Bajaur, así como en ataques contra convoyes de las fuerzas de seguridad en Waziristán del Norte.

Los ataques aéreos se concentraron en Miranshah, capital de esta región semiautónoma a menudo bombardeada también por los drones (avión teleguiado) estadounidenses y considerada el feudo los talibanes paquistaníes y afganos, así como de otros grupos vinculados a Al Qaida.

Asimismo, helicópteros militares bombardearon guaridas de los insurgentes en Mir Ali, ciudad situada en la misma región, indicaron fuentes locales, quienes hablaron de víctimas civiles en estos bombardeos.

Por el momento, fuentes independientes no pudieron confirmar el balance de muertos ofrecido por el ejército.

El mes pasado, el Tehreek e Talibán Pakistán (TTP, Movimiento Taliban de Pakistán), en lucha desde 2007 contre el poder central, suspendió un alto el fuego de cinco semanas destinado a darle un nuevo impulso a las negociaciones de paz con el gobierno.

En las últimas semana, enfrentamientos entre fracciones rivales de los talibanes, principalmente entre los grupos de Khan Said Sajna y Sheher Yar Mehsud, que se disputan el poder en Waziristán del Sur, causaron decenas de muertos.

Etiquetado como: