Moscú intenta reactivar diálogo de paz entre régimen y parte de la oposición

 27 noviembre, 2014

Beirut. AFP. La Aviación siria mató el martes a por lo menos 95 personas en Raka, bastión del grupo Estado Islámico (EI), horas antes de la reunión celebrada ayer entre una delegación del régimen con el presidente ruso y aliado, Vladimir Putin.

Los bombardeos fueron los más mortíferos hasta la fecha contra Raka (norte del país), según cifras proporcionadas por el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Al menos 52 civiles figuran entre los fallecidos , según el recuento del OSDH, aunque precisó que no podía determinar si las demás víctimas eran yihadistas del EI.

Según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, algunos sectores atacados están cerca de las posiciones del EI, y varios combatientes habrían muerto.

Los dos ataques aéreos sucesivos tomaron como blanco la zona industrial de Raka. “Después del primer ataque, la gente echó a correr para ayudar a las víctimas y en ese momento se produjo el segundo”, explicó Rahman.

Un alto funcionario sirio confirmó los ataques contra posiciones del grupo extremista sunita.

Raka es la única capital provincial controlada por el EI desde que este grupo irrumpió en Siria en el 2013. Los yihadistas se aliaron con los rebeldes para tomar la ciudad y se deshicieron de ellos una vez conseguido su objetivo.

Raka y sus alrededores, que antes de la guerra tenían más de 200.000 habitantes, también fueron blanco de los aviones de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

El alto responsable sirio afirmó que Damasco “no coordina” sus operaciones con la coalición.

Sin embargo, un habitante de Raka, Nael Mustafá, interrogado por la AFP, manifestó dudas. “La coalición sabe cuándo Raka será atacada; eso es evidente”, declaró y denunció que numerosos civiles murieron en los ataques.

Cita en Moscú. Esos ataques contra los ultrarradicales sunitas se llevaron a cabo antes de la reunión entre una delegación siria de alto nivel, dirigida por el ministro de Relaciones Exteriores, Walid Mualem, y el presidente Vladimir Putin.

Es la primera vez que Putin, viejo aliado del régimen de Bashar al-Asad, recibe a una delegación de Siria desde que comenzó la guerra en ese país.

Esta imagen fue tomada de un video suministrado por un medio yihadista y muestra el impacto de los bombardeos en Raka. | AFP
Esta imagen fue tomada de un video suministrado por un medio yihadista y muestra el impacto de los bombardeos en Raka. | AFP

Moscú, principal aliado de al-Asad, intenta reactivar las negociaciones de paz entre el régimen y una parte de la oposición.

Tras el encuentro, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, descartó la idea de una conferencia internacional para reanudar las conversaciones entre los protagonistas del conflicto y consideró que llevará tiempo retomar las negociaciones de paz.

La petición de Damasco de adelantar la entrega de misiles tierra-aire rusos S-300 también tenía que ser estudiada en este encuentro.

La lucha contra el Estado Islámico llevó además a combates entre el Ejército iraquí y los yihadistas en Ramadi, capital de la provincia de Al-Anbar, fronteriza con Siria.

El EI intenta conquistar esta ciudad para apuntalar su control sobre una zona que domina casi por completo.

Más al norte, los combatientes kurdos se enfrentaban a los yihadistas que lanzaron un asalto en la provincia de Kirkuk.

Francia anunció, por otra parte, que el jueves desplegará seis aviones de guerra Mirage en Jordania, que serán utilizados en su lucha contra el EI en Irak.

Etiquetado como: