7 junio, 2015
 La presidenta chilena, Michelle Bachelet, durante una rueda de prensa, el lunes, en el palacio de la Moneda, sobre la visita del primer ministro de China, Li Keqiang.
La presidenta chilena, Michelle Bachelet, durante una rueda de prensa, el lunes, en el palacio de la Moneda, sobre la visita del primer ministro de China, Li Keqiang.

Santiago

El ministro de la Secretaría General del Gobierno de Chile , Jorge Insunza, renunció este domingo poco menos de un mes después de haber sido designado en el cargo, en medio de cuestionamientos por conflictos de interés cuando era diputado.

Insunza, excongresista de izquierda, asumió el 11 de mayo este ministerio, que es el nexo entre el Gobierno y el Congreso, en medio de un cambio de gabinete que realizó la presidenta, Michelle Bachelet, como una forma de aplacar la crisis de confianza detonada por una serie de escándalos políticos que han golpeado a su gobierno.

"Le he presentado mi renuncia a la presidenta Bachelet. Lamento profundamente haberle creado un problema", dijo Insunza en una declaración que leyó a medios de prensa.

Insunza comunicó su decisión vía telefónica a la presidenta, quien realiza una gira oficial por Europa y aceptó la renuncia. A raíz de ello, Bachelet decidió suspender las actividades que tenía previstas para este domingo en Francia, informó un comunicado del Gobierno chileno.

Asesorías a mineras. El jerarca fue duramente criticado desde la oposición de derecha por haber recibido pagos por asesorías que realizó para la minera estatal Codelco y la privada Antofagasta Minerals, de propiedad del poderoso grupo empresarial Luksic, mientras era presidente de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados.

Si bien la legislación chilena permite a los congresistas realizar actividades paralelas, el haber realizado una serie de informes para las mineras mientras era presidente de la comisión de minería fue éticamente cuestionable, según sus detractores, pero también fue criticado desde los propios partidos oficialistas que calificaron su situación como "incómoda".

Insunza dio a conocer el viernes los informes que entregó a Antofagasta Minerals como una forma de transparentar sus actividades, lo cual según él no sirvió para "despejar dudas o sospechas" sobre éstas.

"No hubo ilegalidad alguna en mis trabajos anteriores, pero se nos exige más que eso", agregó.

"Es legal, pero inaceptable. Yo nunca supe que él mantenía vínculos comerciales con una empresa, menos con una empresa minera porque sino, no lo habría apoyado para ser miembro de la Comisión de Minería", dijo el diputado Pepe Auth, del Partido Por la Democracia (PPD) al que también pertenece Insunza.

La renuncia de Insunza significa un nuevo remezón para el gobierno de Bachelet, ya que el ministerio que tenía a cargo tiene una tarea clave en una agenda de probidad que la mandataria lleva adelante para superar una crisis de confianza.

Su nominación se había producido durante un cambio de gabinete en el que Bachelet removió a su jefe de ministros, al titular de Hacienda y otros siete secretarios de Estado, en una señal que buscaba aplacar el daño provocado por escándalos de corrupción política que golpearon a su gobierno, uno de los cuales involucra a su hijo Sebastián Dávalos.

La mandataria también se ha visto afectada por una investigación sobre ilícitos en recaudación de fondos electorales en el que principal involucrado es Giorgio Martelli, clave en la campaña de Bachelet.

También se ha visto enfrentada a otros escándalos por viciados mecanismos de recaudación de fondos para políticos por parte de empresas privadas, a través de la entrega de boletas de honorarios por servicios no prestados, y por los que la justicia ha formalizado a cinco políticos opositores.

Todos estos hechos han creado un fuerte malestar en la población chilena, y la caída del apoyo a Bachelet hasta un 29%, según encuestas, el nivel más bajo de sus dos presidencias.