Fiscalía investiga a la naviera por posibles delitos financieros y prohibió salir del país a 30 personas de sus funcionarios

 22 abril, 2014

Seúl

El cuerpo de uno de los pasajeros del buque Sewol es trasladado por trabajadores de rescate en el puerto de Jindo, al sur de Seul
El cuerpo de uno de los pasajeros del buque Sewol es trasladado por trabajadores de rescate en el puerto de Jindo, al sur de Seul

La Fiscalía de Corea del Sur llevó a cabo este martes un registro en las oficinas de la compañía operadora del Buque Sewol, hundido con más de 300 muertos o desaparecidos, en busca de posibles indicios de irregularidades en relación con el suceso.

Además de la sede de Cheonghaejin Marine, los fiscales también inspeccionaron el domicilio de su propietario, llamado Yoo Byung-eun, y hasta una veintena de centros de las filiales y grupos religiosos vinculados a la firma, informó la agencia local Yonhap.

La operación se llevó a cabo para “inspeccionar la gestión global de la operadora y sus filiales”, según declaró a la agencia un fiscal, como parte de las investigaciones en curso sobre el mayor accidente naval en al menos dos décadas en el país, del que este miércoles se cumple una semana.

El accidente del pasado miércoles deja ya 150 muertos, mientras 152 permanecen desaparecidos, ya sin esperanzas de ser hallados vivos y 174 fueron rescatados.

Las autoridades situaron en el punto de mira a Cheonghaejin Marine los pasados días, tras conocerse que algunos de sus barcos sufrieron averías e incluso protagonizaron una colisión sin consecuencias graves en los últimos meses.

Ayer la Fiscalía comenzó a investigar a la naviera por posibles delitos financieros, como la transacción ilegal de divisas, y prohibió salir del país a un total de 30 personas de la empresa Cheonghaejin y miembros de la familia Yoo.

Entre tanto, siguen sin esclarecerse los motivos exactos que la mañana del pasado miércoles llevaron a pique al ferri, aunque la hipótesis más consensuada es que realizó un giro brusco que desplazó a un lado la carga y los vehículos provocando su vuelco.

El Sewol fue remodelado hace dos años para aumentar su capacidad de pasajeros y carga, lo que según algunos medios surcoreanos pudo causar problemas de equilibrio en la nave, que en el momento del accidente portaba 180 vehículos y 1.157 toneladas de mercancía.

Además, dos semanas antes del naufragio el barco reportó un problema en el sistema de dirección que no se reparó, según medios, y al parecer en el momento del accidente se encontraba al timón una tercera oficial de 26 años, con escasa experiencia.

A falta de que la investigación produzca resultados, se baraja que todos estos factores pudieron contribuir al fatal desenlace de una de las mayores tragedias humanas en tiempos de paz de la historia de Corea del Sur.