28 mayo, 2016
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.

Diyarbakir

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan condenó el sábado el apoyo de Estados Unidos a los combatientes kurdos de Siria, donde militares norteamericanos fueron fotografiados por la AFP con insignias de las Unidades de Protección Popular (YPG), que Ankara considera una milicia "terrorista".

"El apoyo que brindan al PYD (rama política de las YPG), a las YPG, lo digo desde Diyarbakir: lo condeno", declaró Erdogan en la gran ciudad del sureste de Turquía.

"Los que son nuestros amigos, los que están con nosotros en la OTAN (...) no pueden, no deben enviar a sus soldados a Siria con la insignia de las YPG", agregó.

"No es lo que nos habían prometido (los estadounidenses). Yo pienso que la política debe ejercerse con honestidad" dijo Erdogan .

Los soldados de las fuerzas especiales estadounidenses fueron fotografiados en la provincia siria de Raqa, feudo del Estado Islámico (EI), donde una coalición de combatientes kurdos y árabes (las Fuerzas democráticas sirias, FDS) lanzó una gran ofensiva contra los yihadistas.

Washington considera que las milicias kurdas son algunos de los grupos armados más eficaces para combatir al EI en suelo sirio.

Para Ankara, sin embargo, las YPG están estrechamente vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización considerada "terrorista" por Turquía y que desde 1984 protagoniza una sangrienta rebelión.

"El PKK; el PYD, las YPG, Dáesh (acrónimo árabe para el EI): no hay ninguna diferencia entre ellos. Todos son grupos terroristas" declaró Erdogan.