El detonante de la decisión fueron las críticas por parte de la gestión de rescate

 27 abril, 2014

Seúl. AFP y AP. El primer ministro surcoreano, Chung Hong-Won, renunció a su cargo, ayer, a causa del naufragio del ferri que provocó al menos 187 muertos, en su mayoría adolescentes de colegio, el pasado 16 de abril.

“Presenté mis excusas por haber sido incapaz de impedir que se produjera este accidente, e incapaz de gestionar correctamente lo que ocurrió después”, aseguró el ahora exprimer ministro.

Chung Hong-won dejó el cargo mientras el Gobierno surcoreano enfrenta la creciente ira de los familiares de las víctimas, que acusan a las autoridades de no haber hecho lo suficiente por rescatar ni proteger a sus parientes.

“Considero que, como primer ministro, debo asumir mis responsabilidades y dimitir”, añadió luego de presentar la renuncia.

Otro de los detonantes para que Hong-Won tomara la decisión de dimitir fue por las fuertes y constantes críticas que recibió el Gobierno por parte de la gestión de desastres y las operaciones de rescate que atendieron la emergencia hace dos semanas.

Estas críticas giraron en torno a las malas decisiones que tomó Chung Hong-Won y que dejaron como saldo actual, más de 300 personas muertas o desaparecidas.

"Quería renunciar antes, pero la gestión de la situación era la máxima prioridad y pensé que sería un acto de responsabilidad aportar mi ayuda antes de partir. Sin embargo, decidí dimitir ahora para no ser un lastre para el Gobierno", finalizó.

El Poder Ejecutivo surcoreano está concentrado en la presidenta, Park Geun-hye, por lo que la renuncia parece ser más que nada simbólica. Hasta ahora Park no ha dicho si aceptará o no la salida del primer ministro.

Chung fue abordado por familiares de las víctimas y se impidió el paso a su vehículo durante su visita a un albergue en una isla cercana al lugar del hundimiento hace una semana.

El Sewol zarpó del puerto noroccidental de Incheon el martes 15 de abril para un viaje nocturno a la isla turística de Jeju, en el sur, con 476 personas a bordo, entre ellas 323 estudiantes de la escuela secundaria Danwon en Ansan.

El transbordador, lamentablemente, se hundió pocas horas después de que la tripulación lograra hacer un llamado de auxilio a tierra un día después de partir y poco antes de las 9 de la mañana.