26 febrero, 2015
Soldados de Camerún patrullan cerca de un tanque en la ciudad camerunesa de Fotokol, en la frontera con Nigeria el 4 de febrero anterior. | AFP
Soldados de Camerún patrullan cerca de un tanque en la ciudad camerunesa de Fotokol, en la frontera con Nigeria el 4 de febrero anterior. | AFP

YAUNDÉ

Las prisiones de Camerún están abarrotadas con presuntos miembros de un grupo extremista islámico que se ha extendido desde Nigeria.

El registrador de la prisión central de Maroua, Ngeh Emmanuel, dijo el jueves que desde mayo de 2014, 25 cárceles del país acogían a 30.000 presos. Esto supone un aumento con respecto a los 22.000 encarcelados registrados antes, añadió.

Emmanuel dijo que se necesitaban más soldados para frustrar los interminables intentos de fuga de los presos.

El presidente de la comisión de Derechos Humanos de Camerún, Che Mutta Divine Banda, dijo que las prisiones acogen a seis veces más reos de la capacidad prevista inicialmente.

Los países vecinos se ven cada vez más afectados por el levantamiento islamista que sufre Nigeria desde hace cinco años, que ha matado a miles de personas y provoca la huida de sus casas de 1,6 millones de personas, también en zonas fronterizas de Camerún, Níger y Chad.

Boko Haram ha estado reclutando combatientes en esos tres países.