Conflicto entre ambos países estalló cuando Santos recibió en Colombia a Capriles, excandidato presidencial que desconoce la victoria de Maduro

 22 julio, 2013

Puerto Ayacucho (AFP)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (der.) se reunió con su par de Colombia, Juan Manuel Santos el lunes.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (der.) se reunió con su par de Colombia, Juan Manuel Santos el lunes.

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; y Juan Manuel Santos, de Colombia; relanzaron este lunes las relaciones tras dar por superada la crisis que provocó una reunión del mandatario colombiano con el líder opositor venezolano Henrique Capriles.

Tras poco más de dos horas reunidos en la brigada fluvial del Puerto Ayacucho, a orillas del fronterizo río Orinoco, los presidentes acordaron retomar una amplia agenda bilateral, pero no abordaron ante la prensa el disgusto que desató el alejamiento de casi dos meses.

“Hemos conversado sobre los retos comunes, el relacionamiento con base al respeto, con base en la cooperación creciente, la coexistencia pacífica, solidaria de dos modelos, de dos sistemas distintos (...). Separados a ningún lado llegaremos”, afirmó Maduro junto a Santos.

Santos señaló que aunque hay aspectos en los que “no estamos de acuerdo, tenemos visiones diferentes”: hemos decidido “trabajar juntos, por el bien del pueblo colombiano y venezolano”. "Es un relanzamiento de nuestras relaciones de una forma muy positiva”, mencionó.

Ambos presidentes acordaron que sus cancilleres se reunirán en Caracas el 2 de agosto para reconstruir una agenda con temas de comercio, energía y seguridad, sobre todo ante narcotráfico, contrabando y grupos armados, que en estos días aumentaron la violencia en la frontera del lado colombiano.

El conflicto entre ambos países estalló cuando Santos recibió el 29 de mayo, en la Presidencia colombiana, a Capriles, ex candidato presidencial que desconoce la victoria de Maduro en las elecciones del 14 de abril, celebradas tras la muerte por cáncer del presidente Hugo Chávez.