24 mayo
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, con la banda presidencial, levanta la mano con el mandatario saliente Rafael Correa, durante la ceremonia de toma de posesión.
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, con la banda presidencial, levanta la mano con el mandatario saliente Rafael Correa, durante la ceremonia de toma de posesión.

Quito

El oficialista Lenín Moreno tomó posesión este miércoles como presidente de Ecuador con la meta de avanzar en el modelo conocido como socialismo del siglo XXI, la huella que deja Rafael Correa en el país y que está en crisis en Venezuela.

Moreno, de 64 años de edad y que sufre una paraplejia, fue juramentado para un periodo de cuatro años por José Serrano, titular de la unicameral Asamblea Nacional, controlada aún por el oficialismo.

Correa, ovacionado varias veces durante la ceremonia y a quien se le escaparon algunas lágrimas, le colocó la banda presidencial, ante una decena de mandatarios latinoamericanos, entre ellos los de Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Guatemala y Perú.

"Son diez años de haber sido testigos de la construcción de caminos, puentes, puertos y aeropuertos (...) diez años de la recuperación de la autoestima y del sentido de pertenencia de los ecuatorianos. Este proceso tiene un nombre: revolución ciudadana", exclamó Moreno en su primer discurso como mandatario.

Respaldado por la temporal bonanza petrolera, Correa privilegió la inversión y la equidad social, mantuvo subsidios para los combustibles y la electricidad y amplió los bonos económicos para los pobres durante la década que gobernó a Ecuador (2007-2017).

Sin embargo, su "revolución ciudadana" afronta ahora dificultades económicas. La deuda externa trepó en 150% (a $25.680 millones 26,3% del producto interno bruto) en la última década, según cifras oficiales. La economía decreció 1,5% en el 2016 y el precio del crudo, principal producto de exportación, cayó del récord de $98 por barril en el 2012 a 35 en el 2016.

Sin embargo, las expectativas de las clases bajas se mantienen intactas. "Ojalá Lenín me ayude para tener mi casa. No quiero todo regalado, necesito que den comodidades para pagar", manifestó a la AFP Isabel Trellas, de 61 años.

Moreno aspira alcanzar una economía sostenida en la eficiencia y el adecuado manejo de los recursos, que encuentre sustento en la justicia social y la equidad tributaria, para lo que plantea que quienes más tienen más contribuyan.

Nuevo equipo

El nuevo gabinete está integrado por empresarios, dirigentes sociales y funcionarios de Correa, como María Fernanda Espinosa y Miguel Carvajal, quienes serán canciller y ministro de Defensa, respectivamente.

Moreno, quien eliminó seis ministerios coordinadores como el de Política Económica, entregó la cartera de Finanzas a Carlos De la Torre, exasesor del Banco Central, y la de Hidrocarburos a Carlos Pérez, exdirectivo de la petrolera estadounidense Halliburton en América.

En los comicios más reñidos para el correísmo, Lenín –como le llaman sus simpatizantes– ganó el balotaje de abril con 2,3 puntos porcentuales más que el opositor de derecha Guillermo Lasso, con lo que el oficialismo suma 14 victorias electorales desde el 2006.

Y ante un país polarizado, Moreno prometió este miércoles gobernar para todos.

"Soy el presidente de todos, me debo a todos, respeto a todos (...) Trabajaré para que nadie, absolutamente nadie se quede atrás".

La oposición recuperó terreno al aumentar su presencia en el Parlamento (de 137 curules), en la que el oficialismo dejó de tener la mayoría calificada de dos tercios para reformar la Constitución. El oficialismo ahora tiene una mayoría frágil de 74 escaños, frente a los 100 del periodo 2013-2017.

Correa, figura de la izquierda latinoamericana, anticipó que se dedicará a su familia y a la academia, sin descartar el regreso a la política.

"Me voy con el corazón repleto de gratitud con mi pueblo, que nunca nos falló", expresó el mandatario saliente el lunes en su cuenta en Twitter.

Etiquetado como: