Mandatario afirma que defendió los intereses y objetivos de la política nuclear

 29 septiembre, 2013

Teherán. AFP. El presidente Hasán Ruhaní regresó ayer triunfalmente a Irán tras una intensa semana diplomática en Nueva York, marcada por una histórica conversación telefónica con su colega estadounidense, Barack Obama .

Mientras la comitiva de Ruhaní salía del aeropuerto Mehrabad de Teherán, unos 60 islamistas radicales gritaban “muerte a Estados Unidos” y “muerte a Israel”.

Uno de ellos incluso lanzó un zapato contra el vehículo presidencial, sin alcanzarlo.

Frente a ellos, un grupo de 200 a 300 partidarios del mandatario gritaban “gracias, Ruhani”, saludando al presidente cuya elección en junio , tras ocho años de gobierno del conservador Mahmud Ahmadineyad, despertó esperanzas de un acercamiento entre Irán y las potencias de Occidente.

El viernes, antes de salir de Nueva York, Estados Unidos, donde asistió a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ruhaní habló por teléfono con Obama, primer contacto entre mandatarios de estos países en más de tres décadas.

En una primera declaración, Ruhaní dijo que el presidente estadounidense tomó la iniciativa de llamarlo, mientras que un alto responsable estadounidense había afirmado poco antes lo contrario.

Por otra parte, Hasán Ruhaní aseveró que defendió en Nueva York la posición de Irán, principalmente en el tema nuclear, sin ceder en los “derechos” y “objetivos de la nación” en esta materia.

El presidente iraní, Hasán Ruhaní, saluda sus partidarios tras su arribo al aeropuerto Mehrabad, en Teherán. | AP
El presidente iraní, Hasán Ruhaní, saluda sus partidarios tras su arribo al aeropuerto Mehrabad, en Teherán. | AP

“Hablamos sobre las negociaciones entre Irán y el grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) y de la ventana que se ha abierto”, expresó, en alusión a un encuentro en Nueva York tras el cual se anunció que se retomarán las negociaciones sobre el expediente nuclear a mediados de octubre en Ginebra.

“Acordamos que debemos aprovechar esta ocasión” para encontrar una solución rápida, añadió.

Hablar con hechos. El presidente del Parlamento, el conservador Ali Larijani, declaró que Estados Unidos deberá demostrar el cambio.

“El tono de los responsables estadounidenses ha cambiado en los últimos días, pero deberán mostrar con hechos que su política hacia Irán ha cambiado realmente”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento, Allaedin Borujerdi, expresó su apoyo a Ruhaní y afirmó que la conversación entre ambos mandatarios era una muestra de “la potencia” de Irán.

La prensa iraní elogió el contacto “histórico” entre Irán y Estados Unidos, y destacó “el fin de un tabú que duró 35 años”.

Mohamad Ali Basiri, profesor de Relaciones Internacionales, advirtió sobre los grupos opositores.

“Además de los extremistas (dentro del país) hostiles a la mejora de las relaciones entre Irán y Estados Unidos, también hay opositores en la región”, puntualizó