10 febrero, 2016
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.
Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.

Ankara

El presidente islamista conservador turco Recep Tayyip Erdogan denunció este miércoles el apoyo militar de Estados Unidos a los kurdos de Siria, que considera "terroristas", afirmando que la política de Washington convirtió la región en un "charco de sangre".

"Como nunca los habéis reconocido (como grupos terroristas), la región se transformó en un charco de sangre", dijo Erdogan refiriéndose a los estadounidenses, en un discurso en Ankara.

"¡Eh, Estados Unidos! No pueden obligarnos a reconocer al PYD (Partido de la Unión Democrática) o a las YPG (Unidades de Protección del Pueblo, la milicia de PYD). Los conocemos muy bien, tanto como conocemos a Dáesh (el grupo yihadista Estado Islámico)", añadió el jefe del Estado turco.

Desde hace meses, el apoyo militar de Estados Unidos al PYD y a las YPG, que luchan contra el EI, ha suscitado tensiones entre Washington y Ankara.

Turquía considera estos dos movimientos como organizaciones "terroristas", vinculadas estrechamente a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva a cabo una lucha armada en territorio turco desde 1984.

El ministerio turco de Relaciones Exteriores convocó el martes al embajador estadounidense en Ankara para expresarle su "malestar" por declaraciones de un portavoz del Departamento de Estado, que afirmó que el PYD no es un movimiento "terrorista".