Pierre Nkurunziza está en el poder desde 2005

 24 julio, 2015
Burundi vivía el miércoles una situación confusa y tirante, luego de que el Ejército anunció el derrocamiento del presidente Pierre Nkurunziza, para atajar la ola de violentas protestas en contra de la decisión del mandatario de volver a presentarse como candidato en las elecciones de junio. En las calles de Buyumbura, la capital, hubo festejos y apoyo a la decisión de los militares.
Burundi vivía el miércoles una situación confusa y tirante, luego de que el Ejército anunció el derrocamiento del presidente Pierre Nkurunziza, para atajar la ola de violentas protestas en contra de la decisión del mandatario de volver a presentarse como candidato en las elecciones de junio. En las calles de Buyumbura, la capital, hubo festejos y apoyo a la decisión de los militares.

Buyumbura

El presidente de Burundi , Pierre Nkurunziza, fue reelegido para un controvertido tercer mandato, anunció este viernes la comisión electoral.

Nkurunziza, ya elegido en 2005 y en 2010, ganó las elecciones del pasado martes en la primera vuelta con un 69,41% de los votos.

El anuncio de su candidatura en abril, que la oposición consideraba como anticonstitucional, provocó una serie de manifestaciones que duraron meses e incluso llevó a un intento de golpe de Estado.

Aunque en un principio hubo ocho candidatos, la mayoría se retiraron después de que el cierre de la mayoría de los medios independientes les impidió hacer campaña.

La represión en contra de las protestas contra Nkurunziza dejó más de 100 muertos desde finales de abril. Además, se estima que unas 150.000 personas han huido del país.

A mediados de mayo, un grupo de generales rebeldes intentó dar un golpe de Estado, tras lo cual se atrincheraron en el norte del país, donde actúan como guerrilla.

El jueves, cuatro personas resultaron heridas por un ataque con granadas contra la sede del partido de Nkurunziza, el CNDD-FDD.

El gobierno ha desestimado las críticas realizadas por Estados Unidos, la Unión Europea y Bélgica, antiguo poder colonial, de que el proceso no es creíble.

Etiquetado como: