24 septiembre, 2013

Nueva York.

Dilma Rousseff se dirige a la Asamblea General de la ONU.
Dilma Rousseff se dirige a la Asamblea General de la ONU.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, denunció hoy el espionaje diplomático y económico por parte de Estados Unidos denunciado por Edward Snowden, algo que consideró "una violación" de la soberanía de su país.

Rousseff, que centró su intervención ante la Asamblea General de la ONU en el espionaje del que ella misma fue víctima, afirmó que se trata de "una afrenta" y "una falta de respeto" que no puede justificarse en la lucha contra el terrorismo.

La presidenta brasileña no mencionó directamente a Estados Unidos por este caso, por el que ya anuló su viaje oficial a este país previsto para octubre, pero sí recalcó que la actividad de esta "red mundial de espionaje" es un asunto "sumamente importante y grave".

Rousseff destacó que este espionaje "ha generado enojo y repudio" en todo el mundo y señaló que ha afectado especialmente a Brasil porque se interceptaron comunicaciones de la oficina de la Presidencia, de la misión de su país ante la ONU e incluso informaciones "de alto valor económico e incluso estratégico".

Estas revelaciones, añadió, muestran una injerencia en asuntos internos, lo que consideró aún más repudiable por ser entre "países amigos".

Además, Rousseff consideró "totalmente inaceptable" el espionaje a empresas y dijo que "insostenible" justificar estas prácticas por la lucha contra el terrorismo.

Etiquetado como: