Presidenta ve la oportunidad de sacar a miles de bordes de cerros y quebradas

 17 abril, 2014

Valparaíso, Chile. AP. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, planteó la posibilidad de reubicar a una parte de los más de 12.500 damnificados por los enormes incendios que arrasaron la ciudad portuaria de Valparaíso, patrimonio de la humanidad.

El desafío de la reconstrucción empezó a tomar fuerza porque en algunos de los 12 cerros que rodean la ciudad, ubicada unos 120 kilómetros al noroeste de Santiago, la tierra continuaba humeando y apenas se habían comenzado a retirar los escombros.

“Uno imagina lo que viene después, tiene que haber un periodo de relocalización de las personas que lo perdieron todo o casi todo. (Hay) muchas personas, tanto en el norte como en Valparaíso, cuyas casas quedaron totalmente inhabilitadas”, declaró la mandataria a Radio Cooperativa.

“Es una gran tragedia, pero también es una gran oportunidad para hacer las cosas bien”, señaló.

El puerto sobre el océano Pacífico obtuvo en el 2003 el título de patrimonio de la humanidad, debido a sus casas de brillantes colores en medio de grandes bosques y quebradas, con pocas calles planas y edificios del siglo XIX, donde se mezclan la arquitectura colonial española con otros estilos europeos traídos por inmigrante británicos.

La ciudad está formada por algunos kilómetros de calles planas, junto al mar, rodeadas por 42 cerros y quebradas.

Dos mujeres descansan de sus labores junto a la carpa donde estuvo su casa. En el sitio se recogen escombros de lo que el fuego arrasó.
Dos mujeres descansan de sus labores junto a la carpa donde estuvo su casa. En el sitio se recogen escombros de lo que el fuego arrasó.

¿Cómo reconstruir? Expertos urbanistas presionan por una reconstrucción planificada. El alcalde Jorge Castro habla de edificar en los mismos lugares, mientras miles de pobladores que lo perdieron todo no piensan moverse de los lugares donde vivían –en el borde de los cerros y en las laderas de las quebradas–, a pesar de que los incendios que comenzaron el sábado calcinaron 2.900 casas, casi 1.100 hectáreas de bosques y mataron a 15 personas, informó el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

“Somos una ciudad demasiado vulnerable: hemos sido constructores y arquitectos de nuestros propios peligros”, admitió Castro, quien se queja por la falta de un desarrollo ordenado de la ciudad.

Bachelet, que asumió su mandato hace 34 días, afronta dos tragedias simultáneas: un par de terremotos en el extremo norte dejaron 2.635 viviendas inhabitables, de las cuales 847 no se pueden reparar, y otras 5.000 con daños menores. En Valparaíso los incendios han destruido 2.900 casas y dejado más de 12.500 damnificados, según una evaluación preliminar.