Brindó un mensaje centrado en el riesgo de la ‘colonización ideológica’

 17 enero, 2015

Manila. EFE y AFP. El papa Francisco decidió ayer hablar en español y poder así ser más espontáneo e improvisar un discurso en Filipinas en el que advirtió de las numerosas amenazas que atentan contra la familia.

“Existen colonizaciones ideológicas que buscan destrozar la familia. No nacen del encuentro con Dios. Vienen de afuera, por eso yo las llamo colonizaciones”, explicó Francisco en español, ya que afirmó que su inglés era “muy pobre”.

El Papa, que continuó en español mientras un colaborador traducía al inglés, dijo: “Como nuestros pueblos llegaron a la madurez de decir no a cualquier colonización, como familia tenemos que ser muy sagaces, muy hábiles, muy fuertes, para decir no a cualquier intento de colonización ideológica que quiera destrozar a la familia”.

papa
papa

También mencionó a Pablo VI, del que dijo que “en un momento en el que se le proponía el problema del crecimiento de la población tuvo la valentía de defender la apertura a la vida de la familia”, en referencia a la encíclica Humanae Vitae .

Advertencia. Francisco también denunció ayer en Manila las “desigualdades sociales escandalosas” y proclamó su “rechazo firme a toda forma de corrupción”, durante el primer día de su visita a Filipinas.

“Hay que romper las cadenas de la injusticia y la opresión que dan lugar a evidentes y realmente escandalosas desigualdades sociales”, expresó a autoridades reunidas en el Palacio presidencial y llamó a una reforma de las estructuras sociales.

Es necesario que cada uno proclame su “firme rechazo a toda forma de corrupción que desvía los recursos destinados a los pobres”, añadió.

Francisco aterrizó el jueves en Filipinas, un bastión del catolicismo en Asia minado por la pobreza y la corrupción, para una visita de cinco días.

El Pontífice llegó al palacio presidencial en un Volkswagen Touran de color azul, y fue aclamado desde las aceras por una muchedumbre entusiasta.

“Ahora, más que nunca, es necesario que los dirigentes políticos se distingan por su honestidad, su integridad y su responsabilidad respecto al bien común”, agregó ante las autoridades políticas y el cuerpo diplomático.

En su discurso, de tono firme, el Santo Padre llamó al cambio. “La reforma de las estructuras sociales que mantienen la pobreza y la exclusión de los pobres requiere ante todo una conversión del espíritu y del corazón del pueblo filipino”, dijo.

Recién llegado de Sri Lanka , el Sumo Pontífice, de 78 años, quien tiene un programa extremadamente cargado durante su estadía en el archipiélago asiático, mostraba un semblante pálido y parecía fatigado.

Antes del discurso inaugural de su visita , se reunió con el presidente Benigno Aquino, quien hizo de la lucha contra la corrupción el elemento central de la campaña electoral que lo llevó al poder en el 2010.