El príncipe Salman asumió el liderato tras la muerte del rey Abdalá

 23 enero, 2015

Riad

 El nuevo Rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, se dirige a la nación por primera vez en condición de monarca tras el funeral del Rey Abdalá bin Abdulaziz, en Arabia Saudí.
El nuevo Rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, se dirige a la nación por primera vez en condición de monarca tras el funeral del Rey Abdalá bin Abdulaziz, en Arabia Saudí.

Arabia Saudita, una potencia petrolera ultraconservadora suní, continuará durante el reinado de Salman con la política marcada por la firmeza con el yihadismo y la apertura a sus vecinos en una región en plena metamorfosis, estiman los expertos.

El nuevo monarca aseguró en sus primeras declaraciones que no habrá cambios en la política saudí después del fallecimiento del rey Abdalá.

"No creo que haya cambios importantes" durante el reinado de Salman y del príncipe heredero Muqrin, declaró a la AFP Frédéric Wehrey, especialista en el Golfo del instituto Carnegie Endowment for International Peace.

Los al-Saud "comparten la misma visión del mundo, pero pueden discrepar ligeramente en algunos asuntos de estrategia y de táctica", añadió el analista, que prevé una continuidad en la cooperación con Estados Unidos sobre la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), presente en Siria e Irak, países fronterizos con Arabia Saudita.

"La línea general de las relaciones estadounidenses-saudíes, sobre todo contra el EI, debería mantenerse bastante sólida", dijo en alusión a la participación de Riad en la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos.

Para el analista kuwaití Ayed al Manae, " Arabia Saudita es un aliado de Occidente y un Estado de orientación islámica". "Su política exterior no experimentará cambios de fondo, aunque el estilo pueda diferir entre un dirigente y otro".

Etiquetado como: