Supuestamente por incitar a matar a manifestantes

 4 julio, 2013

El Cairo

El Guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, fue detenido el jueves por la policía militar, anunciaron fuentes de los servicios de seguridad, un día después del derrocamiento del presidente Mohamed Mursi, que pertenece a ese movimiento.

Badie "fue detenido en Marsa Matruh (noroeste de Egipto) a pedido de la fiscalía por incitar a matar a manifestantes", indicaron las fuentes.

Un fotomontaje muestra al líder supremo de los Hermanos Musulmanes Mohamed Badie (izq.) y a su adjunto, Jairat al-Chater, ambos detenidos hoy tras el derrocamiento de ayer del presidente egipcio Mohamed Mursi, que pertenece a esta agrupación.
Un fotomontaje muestra al líder supremo de los Hermanos Musulmanes Mohamed Badie (izq.) y a su adjunto, Jairat al-Chater, ambos detenidos hoy tras el derrocamiento de ayer del presidente egipcio Mohamed Mursi, que pertenece a esta agrupación.

También fue detenido un adjunto del Guía supremo, Rached Bayumi, indicó una fuente de las fuerzas de seguridad.

Poco antes, las autoridades habían lanzado órdenes de captura contra el Guía y su adjunto, Jairat al-Chater, por haber incitado a matar manifestantes que protestaban el domingo frente a la sede de los Hermanos Musulmanes en Moqattam, un barrio del sur de El Cairo.

El miércoles, seis partidarios de Mursi murieron en enfrentamientos con militares y policías en Marsa Matruh, donde habían atacado un local de los servicios de seguridad, según las fuentes.

Mursi y varios dirigentes islamistas serán interrogados el lunes por "insultos a la institución judicial", indicaron fuentes judiciales a la AFP.

Además de Mursi, otras ocho personas, en su mayoría dirigentes de los Hermanos Musulmanes, serán interrogados, entre ellos Saad al Katatni, jefe del Partido de la Justicia y la Libertad, brazo político de la cofradía, detenido el miércoles.

La detención del principal y más influyente dirigente de los Hermanos Musulmanes es la última etapa de una serie de medidas adoptadas por las autoridades desde el inicio del golpe de estado que derrocó a Mursi.

El jueves por la mañana, una fuente militar indicó a la AFP que Mursi estaba detenido preventivamente, dando a entender que el exjefe de estado podría ser procesado.

El miércoles, inmediatamente después de sus destitución, Mursi y todo el equipo presidencial fueron detenidos "en el club de la Guardia Republicana de la presidencia", indicó Gehad al-Haddad, dirigente de los Hermanos Musulmanes.

Luego, el presidente fue "separado de su equipo y trasladado al ministerio de Defensa".