Palestinos no prolongarán cese del fuego sin garantías para sus demandas

 8 agosto, 2014

Gaza. AP, AFP A unas horas de que concluyera la tregua, el movimiento palestino Hamás rechazó el jueves las exigencias de Israel de que deponga las armas y amenazó con reanudar sus ataques con cohetes si no es atendida su demanda de que se levante el bloqueo israelí a la franja de Gaza.

La tensión aumentaba anoche frente a la posibilidad de que se reanuden los combates, mientras los mediadores intentaban en Egipto la prolongación del frágil cese el fuego en vigor desde el martes y que expiraría a las 8 a. m. de este viernes (11 p. m. de jueves en Costa Rica).

Al cierre de edición, varios cohetes lanzados desde la franja de Gaza impactaron en suelo israelí escasas horas antes de expirar la tregua vigente, anunció el Ejército de Israel.

El brazo armado de Hamás, la organización islamista que controla la franja de Gaza, hizo un llamado desde Gaza a la delegación palestina en El Cairo a “no aceptar un alto el fuego si no obtiene satisfacción sobre las demandas de nuestro pueblo”, y se dijo “dispuesto a lanzarse de nuevo en la batalla”.

El portavoz de las brigadas Al Qasam, Abu Obaida, puso como primera exigencia de su organización la construcción de un puerto marítimo. Exigió también “un fin real de la agresión (israelí) y un verdadero levantamiento del asedio ”.

Las brigadas y la delegación en El Cairo “libran la misma batalla y se completan”, dijo a la AFP desde El Cairo Izat el Rishq, uno de los miembros de la delegación y uno de los dirigentes en exilio de Hamás.

Tregua sin condiciones. Por su parte, Israel, deseoso de dictar sus términos en las negociaciones para no parecer que cede a las reivindicaciones de Hamás, tomó la delantera y anunció que está dispuesto a prolongar la tregua de forma ilimitada, pero sin condiciones.

La delegación israelí enviada al El Cairo regresó a Tel Aviv el jueves, probablemente para tomar instrucciones, pero regresó a la capital egipcia por la tarde, indicó un responsable.

Los egipcios se reunirían con los palestinos la noche del jueves. Posteriormente, los palestinos tomarán una decisión, según informaciones recogidas en El Cairo.

A primera vista, las exigencias de los israelíes y palestinos son irreconciliables, pero tienen sobre sus hombros la presión de un terrible balance humano.

La operación israelí Margen Protector lanzada el 8 de julio mató a 1.886 palestinos, entre ellos 430 menores, según el ministerio palestino de Salud. Según Unicef, 73% de las víctimas son civiles. Del lado israelí, 64 soldados y tres civiles perdieron la vida.

La guerra pulverizó también la economía, ya debilitada, de la franja de Gaza, un pequeño territorio de 360 km² en el que 1,8 millones de personas intentan sobrevivir al bloqueo impuesto por Israel. Anteayer, el presidente estadounidense, Barack Obama, instó a los negociadores israelíes y palestinos a lograr una tregua duradera.

Gaza no puede “mantenerse permanentemente cerrada al mundo”, aseguró.

Los palestinos que viven en el territorio controlado por Hamás necesitan “esperanza”, dijo el mandatario estadounidense. Debe haber “un reconocimiento por el hecho de que Gaza no puede satisfacer sus necesidades por estar cortada del mundo, incapaz de dar una oportunidad, empleos, o crecimiento de su población”, añadió.

Para los europeos, es también vital ofrecer una perspectiva económica a Gaza , pero también consolidar a la Autoridad Palestina y debilitar a las fuerzas extremistas, entre ellas Hamás, señaló una fuente diplomática.

Alemanes, británicos y franceses presentaron el miércoles una iniciativa para que las fuerzas de la Autoridad Palestina se hagan cargo de las fronteras en Gaza, donde impedirían la construcción de nuevos túneles y la entrada de armas, según una fuente diplomática.

Los puestos fronterizos hacia Egipto e Israel se abrirían de nuevo, quizás progresivamente, y se construiría un nuevo puerto en Gaza.