Grabadoras de vuelo podrían dar pistas sobre qué dio al traste con el avión

 4 noviembre, 2015

El Cairo. AFP. Los investigadores empezaron el martes a analizar las cajas negras del avión ruso que se estrelló en el Sinaí egipcio , una tragedia por ahora inexplicable que cobró la vida de 224 personas en una zona donde opera el Estado Islámico (EI).

“La propaganda según la cual el avión se estrelló por culpa del EI solo es una manera de hacer daño a la estabilidad y a la seguridad de Egipto”, aseguró este martes a la BBC el presidente egipcio, Abdel Fatah al- Sisi, quien descartó que el grupo –que reivindicó ser el responsable– pudiera haber derribado el aparato.

Mientras continuaba la búsqueda de cuerpos en la región desértica del Sinaí, los expertos empezaron a analizar las cajas negras del avión, indicó un funcionario del Ministerio de Aviación que pidió no ser identificado. La tarea podría llevar tiempo, advirtió.

El Airbus A321 se estrelló el sábado, poco después de salir de Sharm el-Sheij, una ciudad turística a orillas del mar Rojo, con dirección a San Petersburgo. Desde el lunes, equipos venidos de Rusia, Francia y Alemania trabajan en el lugar para buscar indicios, mientras en Moscú una comisión gubernamental empezó este martes a investigar el suceso.

Metrojet, la compañía rusa (oficialmente llamada Kogalymavia) que explotaba el avión, dijo el lunes que el accidente solo podía explicarse por una “acción externa” sin especificar nada más, y negó que el aparato sufriera problemas técnicos o que se hubieran cometido errores por parte de los tripulantes.

El sábado, la rama del EI en el Sinaí reivindicó el atentado y aseguró que fue en represalia a los bombardeos rusos en Siria contra yihadistas, una afirmación que los expertos ponen en duda.

Hay que esperar. “Se necesitará tiempo para esclarecer el accidente. Acuérdense de que en el caso del vuelo de Pan American que se estrelló en Europa (en Lockerbie en diciembre de 1988) se necesitaron años para encontrar la verdad”, expresó Sisi a la BBC.

Según los expertos, el hecho de que los restos y los cuerpos del Airbus estuvieran esparcidos en una zona tan amplia apunta a que el aparato estalló en el aire antes de estrellarse.

El Ministerio de Aviación de Egipto mostró, el lunes, una de las dos grabadoras de vuelo del avión Airbus A321 que se estrelló el sábado en el desierto del Sinaí. | AFP
El Ministerio de Aviación de Egipto mostró, el lunes, una de las dos grabadoras de vuelo del avión Airbus A321 que se estrelló el sábado en el desierto del Sinaí. | AFP

Sin embargo, descartan completamente que el Estado Islámico haya podido alcanzar el avión, que estaba a 10.000 metros de altitud, porque solo dispone de misiles de corto alcance.

Una de las hipótesis apunta a que un problema técnico provocara una explosión y la consiguiente destrucción del aparato, sin dar tiempo al piloto de comunicarse, algo muy poco frecuente, según los especialistas.

Otro hipótesis sería la explosión de una bomba dentro del avión. Pero según Rosaviatsia, la agencia rusa del transporte aéreo, las conclusiones de Metrojet sobre una “acción externa” son prematuras.

Según la cadena estadounidense CNN, un satélite militar de Estados Unidos detectó una irradiación de calor sobre el Sinaí en el momento en que el avión se estrelló. La cadena televisiva hizo la afirmación citando a un funcionario estadounidense que habló bajo anonimato, sin ahondar en más detalles de lo observado por el aparato en órbita.