Enrique Plancarte falleció en un enfrentamiento con militares y policías

 2 abril, 2014

Morelia, México. AFP. Enrique Kike Plancarte, uno de los dos principales jefes del cartel mexicano de los Caballeros Templarios , salió a dar un paseo por el pueblo de Colón, por la plaza de futbol. Ahi lo hallaron los militares que lo buscaban y murió en un enfrentamiento con ellos.

“Enrique Plancarte fue abatido el lunes en el estado de Querétaro” (centro), dijo una fuente gubernamental, que pidió el anonimato.

Otro funcionario confirmó la muerte de Plancarte, de 43 años, en un operativo de la Marina Armada mexicana.

Comparación entre dos imágenes de Enrique Kike Plancarte (una de cuando estaba vivo y la otra tras su muerte). El capo era considerado el líder financiero de los Caballeros Templarios, un cartel que está siendo fuertemente golpeado por las autoridades. | AFP
Comparación entre dos imágenes de Enrique Kike Plancarte (una de cuando estaba vivo y la otra tras su muerte). El capo era considerado el líder financiero de los Caballeros Templarios, un cartel que está siendo fuertemente golpeado por las autoridades. | AFP

Según versiones coincidentes de la prensa mexicana, Plancarte pereció en un enfrentamiento con la Marina en el municipio de Colón (Querétaro), a unos 245 km al norte de la ciudad de México.

Al menos 150 marinos apoyados por helicópteros participaron en el operativo contra el narcotraficante, quien fue ubicado cerca de una cancha de futbol.

De paseo. Los ministerios de Marina Armada, Defensa y la Fiscalía General, que realizaban un operativo conjunto, se enteraron el domingo de la presencia de Plancarte en el pueblo de Colón.

Efectivamente, las fuerzas de seguridad encontraron al capo la tarde del lunes “caminando en el poblado”, explicó el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, en un mensaje.

“Este sujeto, al notar la presencia de las fuerzas federales, intentó ocultarse y, cuando estas le indicaron hacer alto, respondió con disparos”, afirmó Rubido.

Los militares dispararon al capo, a quien se le llegaron a practicar los primeros auxilios en el lugar, pero falleció cuando iba a ser trasladado a un centro médico, agregó.

Plancarte era considerado uno de los cuatro jefes originales de los Caballeros Templarios, de los cuales únicamente sigue en operación Servando Gómez La Tuta, un exmaestro de primaria.

El Chayo, a quien el anterior gobierno había dado por muerto en el 2010, fue muerto por militares el 9 de marzo mientras que Dionicio Loya Plancarte, tío de Enrique Plancarte, fue capturado a finales de enero.

Los Caballeros Templarios están siendo acosados en Michoacán tanto por el operativo de unos 10.000 militares y policías federales desplegados a principios de año como por los grupos de autodefensas .

Estas milicias fueron creadas hace un año por vecinos de comunidades rurales de Michoacán que se rebelaron contra el control territorial y los crímenes de los Caballeros Templarios, uno de los principales productores y exportadores de drogas sintéticas a Estados Unidos.

Las autodefensas, que tienen presencia en más de 20 municipios michoacanos, han exigido la caída de todos los principales jefes del cartel para replegarse a sus comunidades.

Las autoridades ofrecían 10 millones de pesos ($750.000) de recompensa por Plancarte, a quien tenían por “uno de los principales traficantes de narcóticos”.

Además del tráfico de metanfetaminas, el cartel también se dedica a la extorsión de grandes y pequeños empresarios de Michoacán y ha incursionado en la extracción ilegal de hierro para exportarlo a China.