1 noviembre, 2015
Seguidores del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) salieron a las calles a celebrar el triunfo de las elecciones.
Seguidores del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) salieron a las calles a celebrar el triunfo de las elecciones.

Ankara

Resultados preliminares en las cruciales elecciones parlamentarias realizadas en domingo en Turquía indican un importante triunfo para el partido gobernante.

Sobre la base de casi todas las papeletas escrutadas, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) obtuvo el 49,2% de los sufragios y así 316 de los 550 escaños de diputados, anunciaron las cadenas NTV y CNN-Türk.

Los partidarios en la sede del AKP en Estambul celebraron en las calles, mientras el primer ministro Ahmet Davutoglu declaró la victoria.

La votación se produce luego de comicios en junio en los que el partido gobernante perdió sorpresivamente su hegemonía debido a un sólido resultado de un partido kurdo. La cuestión clave el domingo era si el AKP conseguía suficientes escaños para una mayoría absoluta o de lo contrario gobernar en coalición.

La cita con las urnas coincidió con la peor ola de violencia en el país en años. Los renovados enfrentamientos entre fuerzas de seguridad turcas y rebeldes curdos han matado a cientos de personas y alteraron un ya de por sí frágil proceso de paz. Dos atentados suicidas en concentraciones pro curdas en los que fallecieron unas 130 personas y ejecutados presuntamente por una célula del grupo radical Estado Islámico, han aumentado las tensiones.

Turquía es un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico y, por albergar a más migrantes sirios que ningún otro país en el mundo, parte crucial en las gestiones para poner fin a la guerra en Siria y resolver la enorme crisis de migrantes en Europa.

Más de 54 millones de turcos podían votar en 175.000 centros electorales y se esperaba una participación alta.

Tensión. La cita con las urnas coincide con la peor ola de violencia en el país en años. Los renovados enfrentamientos entre fuerzas de seguridad turcas y rebeldes kurdos han matado a cientos de personas y alteraron un ya de por sí frágil proceso de paz.

El presidente Recep Tayyip Erdogan no está en la boleta electoral, pero los votantes decidirán si continuará siendo la persona con más poder en el país en base al respaldo que obtenga su formación en el parlamento.

"Por desgracia, fue una campaña electoral difícil y conflictiva. Se perdieron vidas", dijo Selahattin Demirtas, líder del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), prokurdo, tras votar en Estambul

"Mi deseo es que (de las elecciones) emerja una gran esperanza para la paz y la calma", agregó.

En las elecciones de junio, su formación logró por primera vez el 10% de votos necesario para obtener representación parlamentaria.

El HDP busca reactivar el proceso de paz para poner fin al conflicto kurdo.