25 julio, 2014

Bagdad. AFP. El Parlamento iraquí escogió ayer al kurdo Fuad Masum, como presidente de Irak, un paso importante para la formación de un nuevo gobierno en un país enfrentado con una ofensiva de insurgentes radicales sunitas.

La primera tarea del nuevo jefe de Estado será escoger a un primer ministro, quien deberá sacar al país de su mayor crisis desde hace años. Los insurgentes sunitas encabezados por los yihadistas del Estado Islámico (EI) controlan, desde junio, amplios sectores del país.

El presidente del Parlamento, Salim al-Juburi, anunció que Masum consiguió 211 votos contra los 17 obtenidos por su rival en la segunda vuelta, Huseín al-Musawi.

211 diputados de los 269 presentes respaldaron a Fuad Masum. | EFE
211 diputados de los 269 presentes respaldaron a Fuad Masum. | EFE

Según una regla, el puesto de jefe de Estado iraquí, esencialmente protocolario, corresponde a un kurdo; la presidencia del Parlamento, a un sunita; y el cargo del jefe de Gobierno recae en un chiita.

Masum, un veterano de la política iraquí nacido en 1938, sucederá en la Presidencia del país a Jalal Talabani, de 80 años, quien regresó la semana pasada a Irak tras 18 meses de hospitalización en Alemania.

El futuro primer ministro deberá salir de las filas de la coalición del actual jefe de gobierno, Nuri al-Maliki, quien venció las elecciones legislativas de abril.

Al-Maliki, en el poder desde el 2006, busca un tercer mandato, aunque los sunitas y los kurdos lo acusan de discriminar a las minorías y de monopolizar el poder.

En este contexto, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acudió ayer a Bagdad para instar a un gobierno de unión en Irak , que “se enfrenta con una amenaza existencial”.

Estados Unidos felicitó al nuevo presidente iraquí, a quien pidió que forme un “gobierno solidario” para combatir a los insurgentes.