Reunión se da en clima tenso por ataque "terrorista" el sábado anterior

 3 marzo, 2014

Pekín

La sesión anual del Parlamento chino, la primera desde la investidura del presidente Xi Jinping, permitirá discutir esta semana los problemas recurrentes: caída del crecimiento económico, corrupción endémica y contaminación atmosférica.

Esta reunión de casi 3.000 delegados de la Asamblea Nacional Popular (ANP), una cámara que se limita a registrar, pero que carece de poder, tiene lugar en un clima de tensión después del mortífero ataque del sábado pasado en Kunming (sudoeste de China).

Los atacantes mataron a puñaladas a 29 personas y dejaron además 130 heridos, en un acto calificado de terrorista por las autoridades, que lo adjudicaron a separatistas de la minoría musulmana uigur.

Sin embargo, la fastuosa ceremonia característica de la ANP no será modificada. Sus delegados llegarán con gran pompa el miércoles al gigantesco Palacio del Pueblo, en la Plaza Tiananmen de Pekín, donde se reunirán durante más de una semana para aprobar las medidas decididas por el Partido Comunista Chino (PCC).

La reunión del ANP, que supuestamente debe poner en evidencia la unidad de la nación, es una oportunidad para congregar a burócratas, altos jerarcas militares y representantes de las minorías étnicas con su vestimenta típica, mientras que los millonarios y las estrellas de cine, miembros de una asamblea consultiva que se reúne simultáneamente, agregan un toque de encanto.

Vista general de la inauguración de la 12ª edición de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo chino, Pekín, este lunes.
Vista general de la inauguración de la 12ª edición de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo chino, Pekín, este lunes.

Esta sesión, en la cual el primer ministro Li Keqiang, en ese puesto desde hace un año, presentará por primera vez un discurso sobre el estado del país, es también el marco en el cual se revelarán los objetivos económicos del gobierno, sobre todo para el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB).

Después de un objetivo de 7,5% de crecimiento en 2013, año en el cual la segunda economía mundial creció 7,7%, el objetivo para 2014 será analizado por los expertos, que buscan señales sobre las expectativas de las autoridades, durante una coyuntura económica sombría.

Las autoridades chinas quieren reequilibrar la economía, fortaleciendo el consumo interno en detrimento de las inversiones y de las exportaciones, aunque el crecimiento sea moderado a breve plazo.

Los detalles sobre el presupuesto anual destinado a la defensa también serán estudiados. China había anunciado hace un año un aumento de 10,7% de sus gastos militares para 2013, a 720.200 millones de yuanes (85.000 millones de euros), aumentando el nerviosismo de su vecino nipón, al cual lo enfrenta un contencioso territorial.

Según la prensa oficial, el otro tema ineludible será el de los daños al medio ambiente, luego de que una espesa capa de contaminación atmosférica cubrió recientemente al 15% del país. Este lunes, Pekín se encontraba otra vez envuelto en una niebla ácida que oscurecía la luz del día.

Finalmente, la gran campaña contra la corrupción iniciada hace más de un año por Xi Jinping estará incluida en los grandes temas de esta sesión parlamentaria.

Etiquetado como: