Pontífice visitó la iglesia copta, donde 29 fieles murieron durante un atentado

 28 abril
El papa saludó al jeque Ahmed el-Tayeb, el gran imán de Al-Azhar, anfitrión de una conferencia de paz con el papa y otros líderes, tanto musulmanes como cristianos.
El papa saludó al jeque Ahmed el-Tayeb, el gran imán de Al-Azhar, anfitrión de una conferencia de paz con el papa y otros líderes, tanto musulmanes como cristianos.

El Cairo

El papa Francisco defendió la paz y la concordia entre musulmanes y cristianos, ayer en El Cairo, al visitar una iglesia copta donde 29 fieles murieron en un ataque yihadista, y también ante el gran imán de Al-Azhar.

"Vuestro sufrimiento es también nuestro sufrimiento", declaró el Pontífice en un discurso en la sede de la Iglesia copta ortodoxa, delante del papa Teodoro II.

Ambos, uno de blanco y el otro de negro, desfilaron un centenar de metros en procesión, rodeados de guardaespaldas y dignatarios religiosos, para ir a la iglesia de San Pedro y San Pablo, donde un atacante suicida mató a 29 personas el pasado 11 de diciembre, en un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

"Ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios", había dicho el pontífice argentino antes, en el gran Centro de Estudios Teológicos sunita Al-Azhar.

La visita del papa Francisco, rodeada de numerosas medidas de seguridad, la primera al más poblado de los países árabes, se produce tres semanas después de otros dos ataques contra iglesias coptas ortodoxas que causaron la muerte de 45 personas, reivindicados también por el EI.

Los alrededores de la Nunciatura Apostólica, donde residirá el Papa durante su estancia, estaban cerrados al tránsito y vigilados por un importante número de policías y soldados.

El Papa había visitado el palacio presidencial para reunirse con el presidente Abdel Fatah al-Sisi, antes de ser recibido por el gran imán de Al-Azhar, el jeque Ahmed al-Tayeb.

En su discurso, el Pontífice criticó los "populismos demagógicos" que, según él, no ayudan "a consolidar la paz y la estabilidad". También Francisco instó a "evitar que el flujo de dinero y armas llegue a quienes fomentan violencia".

Medidas

Todas las iglesias estaban bajo estrecha seguridad, por miedo a atentados.

Los yihadistas han jurado multiplicar los ataques contra los coptos, mayoritariamente ortodoxos, que representan cerca del 10% de los 92 millones de egipcios.

Los coptos ortodoxos de Egipto, comunidad cristiana más importante en Oriente Medio, alegan ser víctimas de discriminación por parte de las autoridades y de la mayoría musulmana.

En otro discurso ofrecido ante al-Sisi, el papa Francisco llamó al respeto "incondicional" de los derechos humanos y citó en particular "la libertad religiosa y de expresión".

Las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos acusan al presidente egipcio de haber instaurado un régimen ultrarrepresivo, que no tolera ninguna voz opositora desde que destituyó, en el 2013, a su predecesor, el islamista Mohamed Mursi.

Sus detractores consideran que el presidente ha cerrado el paréntesis democrático que se abrió en el 2011 con la revuelta que expulsó del poder a Hosni Mubárak.

Etiquetado como: