Agrupaciones habrían asesinado a tres choferes en menos de dos días

 28 julio, 2015
Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador montaron ayer guardia en una de las principales terminales de autobuses en San Salvador. La policía dio protección a rutas de autobuses y microbuses. | EFE
Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador montaron ayer guardia en una de las principales terminales de autobuses en San Salvador. La policía dio protección a rutas de autobuses y microbuses. | EFE

San Salvador. AFP y EFE. Miles de salvadoreños en la capital y algunas zonas del interior resultaron afectados este lunes por un paro de autobuses, ordenado por las pandillas a las que se les atribuye el asesinato de tres choferes en menos de dos días.

“Son, hasta el momento, 44 rutas de autobuses las que están en paro a nivel nacional, luego de las amenazas que se han recibido por parte de estos grupos delincuentes”, aseguró Roberto Soriano, presidente de la Asociación de Transporte Público (ATP), uno de las gremios más grandes de empresarios del transporte colectivo.

Este lunes, miles de personas intentaban llegar a sus trabajos o centros de estudio caminando, después de esperar inútilmente en las paradas de autobús de San Salvador.

Algunos taxistas y transportistas improvisados aprovecharon la situación para ganar un poco de dinero.

“Desconocemos el porqué de este paro, ordenado por las pandillas, no se ha hecho ninguna petición o exigencia al sector del transporte colectivo, desconocemos cuál sería el objetivo”, remarcó Soriano.

Este lunes las pandillas asesinaron a dos conductores de autobuses y a otro el domingo en San Salvador.

También se atribuye a las pandillas la quema de dos microbuses de transporte colectivo, la víspera en la capital.

Afectación. El presidente de la Federación de Cooperativas de Transporte (Fecoatrans), Catalino Miranda, calificó como “acciones terroristas” los asesinatos de empleados del sector, que suman 50 en lo que va del año.

El paro parcial de autobuses afecta más de 20 rutas en San Salvador y otras que recorren entre la capital y las ciudades de San Miguel, San Vicente, Zacatecoluca, Chalatenango y Usulután.

El subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), comisionado Howard Cotto, aseguró que, ante el paro que calificó como “una acción desestabilizadora de las pandillas” contra el Gobierno , camiones de la entidad fueron desplegados para transportar a los usuarios, a la vez que se aumentaron los patrullajes en la capital.

Soriano, quien no pudo precisar hasta cuándo durará el paro, comentó que algunas rutas que no han sido amenazadas también están dejando de operar “por temor a sufrir algún atentado”.

Por su parte, el director de Transporte del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Gaspar Portillo, detalló que la zona central del país fue la más afectada por el paro de labores, ya que de las 1.000 rutas que existen a nivel nacional, las 44 que suspendieron sus labores operan en su mayoría en el área metropolitana.

El MOP puso a disposición 60 autobuses, 29 microbuses y 45 pick-up para que la población salvadoreña se movilice del centro de San Salvador hacia distintos puntos del área metropolitana, como parte del Plan Contigencial implementado en horas de la tarde por el Gobierno.

“Los empresarios están con la buena disposición para volverse a incorporar, pero piden seguridad para sus motoristas (...); el viceministerio de Transporte está coordinando con la Policía para generar esas condiciones”, manifestó el subcomisionado de la Subdivisión de Tránsito de la PNC, Otto Urrutia.