19 mayo, 2016
El presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció que está dispuesto a implementar reformas a los controles fiscales de su país.
El presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció que está dispuesto a implementar reformas a los controles fiscales de su país.

Ciudad de Panamá

Las autoridades panameñas informaron este jueves que devolvieron a Colombia a unos 300 migrantes, quienes intentaron ingresar al país tras el reciente cierre de la frontera.

"Hemos devuelto casi 300 (migrantes irregulares) entre cubanos y extracontinentales (...) los estamos devolviendo a Colombia que es de donde ellos vienen", manifestó Cristian Hayer, director general del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront).

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, anunció el pasado 9 de mayo el cierre de su frontera con Colombia en la zona selvática de Darién, para impedir la entrada de migrantes cubanos y de otros países.

Por distintas rutas de esa zona selvática entran de manera irregular cubanos, asiáticos y africanos que tratan de cruzar Centroamérica y México para llegar a Estados Unidos, su destino final.

Antes del cierre de la frontera, las unidades de Senafront daban ayuda humanitaria a los extranjeros irregulares que llegaban a la zona y facilitaban su tránsito hacia Costa Rica.

Sin embargo, Nicaragua y Costa Rica les cerraron el paso, por lo que unos 4.000 quedaron varados en Panamá, aunque más de la mitad de ellos ya han logrado trasladarse vía aérea a Ciudad Juárez, en la frontera de México con Estados Unidos.

"Sentimos que ha funcionado el bloqueo. Se va a mantener hasta que el presidente Varela lo determine", añadió Hayer.

Los migrantes cubanos salen de su país hacia Ecuador y de ahí pasan a Colombia para seguir el periplo centroamericano, mientras que los africanos y asiáticos acceden al continente por Brasil, para continuar luego hasta Colombia.

Entre los migrantes que suelen hacer la travesía hay gente de Nepal, Somalia, Ghana, Bangladés, Pakistán, Eritrea, Sri Lanka, Etiopía, Afganistán, Siria e Irak.