24 abril, 2016
Las instalaciones del paso fronterizo de Paso Canoas se llenaron de nuevo con cubanos que esperan que el Gobierno les dé visa. | ALFONSO QUESADA
Las instalaciones del paso fronterizo de Paso Canoas se llenaron de nuevo con cubanos que esperan que el Gobierno les dé visa. | ALFONSO QUESADA

Ciudad de Panamá, Panamá

El gobierno de Panamá tomará medidas para desalentar las oleadas de cubanos que llegan al país en su ruta hacia Estados Unidos, manifestó este domingo la vicepresidenta y canciller Isabel De Saint Malo.

"Habrá que tomar medidas migratorias para desincentivar flujos", escribió De Saint Malo en su cuenta de Twitter sin dar más detalles sobre qué tipo de acciones emprendería el gobierno panameño.

"Continuamos diálogo con otros países para buscar solución integral", añadió.

La reacción de De Saint Malo se produce en momentos donde miles de cubanos permanecen varados en Panamá, después que Costa Rica y Nicaragua les cerraron el paso.

Desde hace unos años los migrantes cubanos salen de la isla hacia Ecuador y de ahí siguen hacia Colombia, Centroamérica y México para llegar a Estados Unidos, su destino final.

A los cubanos se han unido ahora los africanos, especialmente congoleños, que llegan al continente por Brasil para tratar también de llegar a Estados Unidos.

Hasta ahora Panamá ha sido permisivo con estos flujos irregulares de migrantes cubanos, a los que brinda apoyo humanitario y aloja en albergues.

Sin embargo, Costa Rica anunció días atrás que deportará a cualquier persona que ingrese irregularmente a su territorio, como parte de las acciones para contener una ola migratoria de cubanos y africanos que se aglomeran en su frontera con Panamá desde hace dos semanas.

El endurecimiento de medidas contra la inmigración irregular se dio después de una semana de tensión en el puesto fronterizo de Paso Canoas, donde se registraron sendas manifestaciones airadas de cubanos y africanos que reclaman el derecho de continuar su ruta terrestre a Estados Unidos.

Costa Rica cerró el paso a estos grupos debido a la negativa de Nicaragua de dejarles pasar por su territorio.

"Tema migrantes debe tratarse como humanitario mientras protegemos Panamá. Es un tema complejo que se rige por convenios internacionales", dijo De Saint Malo.

El ministro de Seguridad de Panamá, Rodolfo Aguilera, dijo recientemente que las facilidades migratorias estadounidenses para los cubanos son "el imán" que los atrae "en busca de mejores días", privilegios que muchos cubanos temen perder tras el deshielo diplomático entre Washington y La Habana.