Manifestaciones se avivaron por detenciones el viernes por la noche

 2 marzo, 2014
Un manifestante desafió a los integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana, ayer en Caracas. | EFE
Un manifestante desafió a los integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana, ayer en Caracas. | EFE

Caracas. AFP. Una caravana de oposición recorrió Caracas este sábado para protestar “contra la tortura y la represión”, horas después de que unidades antimotines detuvieran a decenas de personas, entre ellas corresponsales extranjeros, y que la televisión gubernamental imputara a ocho detenidos por “terrorismo internacional”.

Los incidentes del viernes reavivaron la tensión que había comenzado a bajar en el marco de los feriados de carnaval, tras 24 días de protestas con un saldo de 18 muertos, 260 heridos y más de un millar de detenidos.

“No permitas que tu nevera tenga más huevos que tú”, rezaba la pancarta de una joven que viajaba en el puesto trasero de una motocicleta, acompañando la caravana de unos 500 automóviles y centenares de motos, convocada por el sector radical de la oposición.

“Manifestamos por los muertos. No hay carnaval, no hay nada que celebrar”, dijo Argenis Arteaga, estudiante de Ingeniería y quien llegó en un viejo sedán desde la barriada popular de Petare, considerada la segunda favela más grande de América Latina.

El presidente Nicolás Maduro ha calificado de intento de “golpe de Estado” las protestas iniciadas por estudiantes el 4 de febrero y a las que se sumaron dirigentes opositores radicales que piden ocupar las calles para forzar la salida del Gobierno.

Las marchas en el país con las mayores reservas petroleras mundiales están azuzadas por altísimas tasas de homicidios (79 casos anuales cada 100.000 habitantes, según una ONG, la mitad según el Gobierno), inflación (56% anual) y recurrente escasez de bienes básicos (uno de cada cuatro).

Violencia resurge. El viernes, en el feudo opositor de Altamira, los agentes antimotines atacaron con chorros de agua y gases lacrimógenos a manifestantes, muchos de ellos encapuchados, que respondieron con una nutrida lluvia de bombas incendiarias.

La televisión gubernamental, sin citar fuentes, dijo que una “operación especial de la Guardia Nacional en Altamira permitió la detención de 41 guarimberos (manifestantes), de los cuales ocho son extranjeros y se detuvieron por terrorismo internacional”.

Entre los detenidos está la fotoperiodista italiana Francesca Commissari, colaboradora del diario venezolano El Nacional .

“Hablé personalmente con la fotógrafa Francesca Commissari, detenida (en) Fuerte Tiuna. Está bien”, informó el sábado vía twitter Alfredo Romero, presidente de la organización humanitaria Foro Penal Venezolano.

Romero también dijo que de los 41 detenidos el viernes, solamente tres presentaban hematomas, producidos durante su aprehensión y que no fueron “maltratados”.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa había denunciado que además fueron arrestados y liberados poco después un corresponsal del diario Miami Herald y un equipo de la agencia de noticias Associated Press.

Poco después de los incidentes, el ministerio de Información y Comunicación envió a la prensa extrajera un documento titulado “Venezuela bajo ataque mediático”, que incluye fotografías y artículos definidos por el Gobierno como “mentiras vinculadas al golpe suave”.

Este sábado la ministra de Comunicación, Delcy Rodríguez, anunció que el Gobierno demandará al diario español ABC y a su corresponsal en el país por “manipular la verdad sobre Venezuela” y divulgar fotos falsas sobre los disturbios.

El Gobierno venezolano anunció que su canciller, Elías Jaua, se entrevistará el martes en Ginebra, Suiza, con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y pidió una sesión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para hablar sobre las protestas.