14 mayo, 2016
La movilización fue convocada hace dos día por la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).
La movilización fue convocada hace dos día por la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Caracas, Venezuela

Opositores venezolanos se concentraron este sábado en una de las calles de Caracas para exigir a las autoridades electorales que den celeridad a la solicitud de la activación de un referendo revocatorio que permita terminar con el mandato del presidente de Venezuela, el chavista Nicolás Maduro.

La movilización que se inició a las 10:00 a. m. hora local en el centro de la capital venezolana fue convocada hace dos día por la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) como una medida de presión callejera para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) cumpla con celeridad el cronograma establecido para el revocatorio.

"Esto es demasiado importante denunciarlo y aclararlo, aquí no va a haber solución al drama venezolano sin consulta al país, sin consulta al pueblo y esa consulta se llama referendo revocatorio ", dijo a periodistas el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, desde la concentración opositora.

El vocero de la plataforma aseguró que los opositores se mantendrán en las calles con movilizaciones constantes, "allí donde el Gobierno menos lo espera", hasta lograr el referendo revocatorio.

Esta, que es la segunda movilización de opositores en esta semana para pedir celeridad en el revocatorio, se da un día des pues de que Maduro anunciara la declaración de un estado de excepción especial que le dé "el poder suficiente" para hacer frente a un supuesto golpe de Estado en su contra.

Para Torrealba este estado de excepción tiene que ver con "las intrigas que se están produciendo dentro del chavismo, de la implosión" que, según él, está ocurriendo en el oficialismo.

El opositor sostiene que esto guarda relación con el referendo y los supuestos que establece la Constitución ante la posible remoción, renuncia, o ausencia del jefe de Estado y la posibilidad de que se dé un supuesto "madurismo sin Maduro", dijo.

"Al parecer Maduro ya se dio cuenta de que la estrategia de retrasar el revocatorio es una estrategia de su entorno para salir de él y quedarse ellos con el poder", indicó.

La legislación establece que si el jefe de Estado es cesado de su cargo durante los dos últimos años de su mandato será sustituido por su vicepresidente, pero si el cese de sus funciones se da en la mitad de su mandato deberán convocar a nuevas elecciones.

Sobre este supuesto recae el principal reclamo de los opositores en acelerar el trámite para que el revocatorio se celebre este mismo año en el que el primer mandatario venezolano está ya en el ecuador de su periodo.