Avance se interpreta como rechazo a medidas de austeridad del Gobierno

 27 noviembre, 2016
Una mujer kuwaití emite su voto para las elecciones parlamentarias de Kuwait.
Una mujer kuwaití emite su voto para las elecciones parlamentarias de Kuwait.

Kuwait

La oposición de Kuwait, dominada por los islamistas sunitas, ha vuelto al Parlamento tras las elecciones legislativas del sábado y podría provocar nuevas tensiones en este rico emirato petrolero.

En total, los opositores obtuvieron 24 de los 50 escaños de la Cámara, según resultados oficiales publicados el domingo por las autoridades electorales.

Cerca de la mitad son islamistas de un grupo relacionado con los hermanos musulmanes y con los salafistas.

La participación fue muy alta, de cerca del 70%, y las elecciones estuvieron dominadas por el rechazo a la reducción de subvenciones del gobierno y a los recortes, consecuencia de la caída de los precios del petróleo.

"La oposición ha protagonizado una vuelta destacada al Parlamento. Los electores condenaron a los que les dejaron de lado y rechazaron las medidas de austeridad", dijo el analista político Dahem al Qahtani.

"Creo que la composición (del nuevo Parlamento) provocará enfrentamientos entre los diputados de la oposición y el futuro gobierno", explicó otro analista, Mohamed al-Ajmi.

Marzouq al-Ghanem celebra con sus partidarios su victoria en las elecciones parlamentarias de Kuwait.
Marzouq al-Ghanem celebra con sus partidarios su victoria en las elecciones parlamentarias de Kuwait.

Grupos opuestos. Los distintos grupos de oposición boicotearon durante cuatro años el Parlamento para protestar contra la revisión de la ley electoral. No obstante, finalmente decidieron participar en las legislativas tras la disolución de la anterior Cámara, el 16 de octubre, provocada por la revuelta de los diputados, radicalmente opuestos al aumento de precios de los productos petroleros.

El emir de Kuwait, el jeque Sabah al Ahmad al-Sabah, debe encargar al primer ministro saliente o a otro miembro de la familia reinante que forme el nuevo gobierno, tal y como establece la Constitución.

Según Mohamed al-Ajmi, hay muchos temas de discordia entre los nuevos diputados y el poder, como las medidas económicas o de retirada de la nacionalidad. Por ello, al gobierno le interesa cooperar con la oposición para "instaurar un equilibrio entre poderes y evitar conflictos".

En los últimos dos años, las autoridades han retirado la nacionalidad a numerosos kuwaitíes, entre ellos a varios líderes de la oposición y a sus familias.

En las elecciones del sábado solo fue elegida una mujer mientras que el número de diputados de la minoría chiita quedó en seis, frente a los nueve de la anterior legislatura. Más de la mitad de candidatos del parlamento saliente no fueron reelegidos, incluyendo dos ministros.

Safaa al-Hashem fue la única mujer electa como miembro del parlamento de Kuwait, en las elecciones realizadas el 27 de noviembre.
Safaa al-Hashem fue la única mujer electa como miembro del parlamento de Kuwait, en las elecciones realizadas el 27 de noviembre.

   Crisis política. Entre el 2006 y el 2013, Kuwait ha vivido numerosas crisis políticas a pesar de un Parlamento favorable al gobierno.

En este país de 4,4 millones de habitantes (el 70% de extranjeros) y que fue la primera monarquía del Golfo en instaurar un sistema parlamentario, en 1962, el Congreso tiene ciertos poderes, principalmente para controlar la acción del gobierno y de los ministros.

Pero el poder real sigue en manos de la familia Al-Sabah, que reina desde hace 250 años.

Kuwait, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), produce tres millones de barriles diarios y gracias a ello los kuwaitíes están acostumbrados a la generosidad del Estado, que apenas recauda impuestos y da prácticamente gratis los servicios esenciales.

Pero tras 16 años de excedentes, la caída de los precios del petróleo ha provocado un déficit de 13.700 millones de dólares en el último presupuesto.

Etiquetado como: