Iniciativa se llevará a cabo el 16 de julio, antes de la elección de los asambleístas

 3 julio
El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges (izquierda), y el vicepresidente, Freddy Guevara, participaron este lunes en una reunión con diferentes sectores de la sociedad civil en la que llamaron a la unidad. La actividad se realizó en el teatro de Chacao en Caracas.
El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges (izquierda), y el vicepresidente, Freddy Guevara, participaron este lunes en una reunión con diferentes sectores de la sociedad civil en la que llamaron a la unidad. La actividad se realizó en el teatro de Chacao en Caracas.

Caracas

La oposición realizará el 16 de julio un referendo simbólico para que los venezolanos decidan si apoyan o rechazan la Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro, con lo que busca precipitar un desenlace del conflicto.

La consulta, sin la participación del Consejo Nacional Electoral (CNE) –acusado por la oposición de servir al Gobierno–, se celebrará dos semanas antes de la elección de los asambleístas de la Constituyente, un "suprapoder" que regirá al país por un tiempo indeterminado.

En lo que llamaron la "hora cero" en su ofensiva contra Maduro, la oposición anunció el referendo que marcará el inicio de un "levantamiento" masivo y simultáneo en todo el país, durante un acto en Caracas con apoyo de varios sectores sociales.

"Convocamos este 16 de julio a elegir el futuro del país en este proceso nacional de decisión soberana", manifestó en su discurso Julio Borges, jefe de Parlamento, de mayoría opositora.

La oposición instalará unos 1.600 sitios de recolección de votos para la consulta, que celebrará en paralelo a las protestas que realiza desde hace tres meses contra Maduro, y que dejan 89 muertos.

La oposición considera la Asamblea Constituyente un "fraude" con la que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) pretende perpetuarse en el poder y esquivar las elecciones, incluidas las presidenciales de fines del 2018.

En la consulta se preguntará también a los venezolanos el papel que demandan a los funcionarios y a la Fuerza Armada "para restituir el orden constitucional" y si respaldan la "renovación de los poderes públicos que se encuentran al margen de la Constitución".

Según la encuestadora Datanálisis, siete de cada 10 venezolanos rechazan la Asamblea Nacional Constituyente.

Fuerte lucha

La oposición lo asume como un punto de quiebre. "Vamos a iniciar la fase final, todos los mecanismos de protesta en todo el país, al mismo tiempo y de manera indefinida", sentenció el diputado Freddy Guevara.

"Estamos entrando a la hora cero. El Gobierno fijó el 30 de julio para formalizar la dictadura y entonces hay que echar todo", advirtió el líder opositor Henrique Capriles.

La oposición convocó a un bloqueo de calles en todo el país este martes para escalar la "presión y continuar acorralando a la dictadura hasta que salga del poder", aseguró Guevara.

El mandatario asegura que las protestas buscan derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos y sostiene que la Constituyente traerá "la paz y la recuperación económica" al país, sumido en una crisis con una alta inflación y escasez de alimentos.

"Es la solución a los problemas de Venezuela, porque es más y mejor democracia", dijo Maduro ayer en un acto de campaña para la Constituyente.

Varios de sus funcionarios afirman que la Constituyente tendrá poder para anular el Parlamento y destituir a la fiscala general, Luisa Ortega, militante chavista devenida en dura crítica del Gobierno.

Antes de su comparecencia de este martes ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que decidirá si le abre un juicio que llevaría a su destitución, Ortega llamó este lunes a los venezolanos a luchar por el restablecimiento de la democracia.

Etiquetado como: