La guerra de Siria se inició en 2010

 4 mayo, 2015

Beirut

Una nueva ronda de contactos sobre Siria se abre esta semana en Ginebra, auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas, en el enésimo intento de lograr una salida pacífica al conflicto, sobre el que existen pocas expectativas de que se alcance algún logro.

Tras el fracaso de su propuesta para establecer un alto el fuego en Alepo, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha optado por iniciar una ronda de "consultas", por separado, con las distintas partes y con varios países implicados en la contienda, en una tentativa de acercar las distintas posturas.

El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de Beirut Hilal Jashan se muestra pesimista sobre el resultado que pueda arrojar el nuevo proceso.

"Esto de llevar a cabo consultas en vez de negociaciones es solo un cambio de nombre. Nada saldrá de aquí, están jugando para ganar tiempo, porque no está pasando nada" , lamentó el analista.

A su juicio, tarde o temprano el conflicto se resolverá con una solución política, "pero dependerá del equilibrio de fuerzas sobre el terreno".

Jashan considera que en el momento actual no se dan las condiciones para negociar, ya que cada bando piensa que todavía puede avanzar y prevalecer militarmente.

A lo largo de las próximas semanas, De Mistura establecerá contactos con miembros del Gobierno y de la oposición.

El viernes, la ONU reveló que más de una decena de Estados, incluidos Irán y Arabia Saudí, iban a participar en las conversaciones, aunque no hizo pública la lista de invitados y advirtió de que no habrá declaraciones públicas.

El propio organismo internacional aclaró que no se trata de conversaciones de paz como las mantenidas anteriormente, sin éxito, sino que el objetivo es hacer balance de la situación y analizar las posibilidades de avanzar hacia una solución diplomática.

Una fuente del principal grupo opositor, la Coalición Nacional Siria, explicó por teléfono que la idea es celebrar estas consultas durante dos o tres meses y, si al final hay resultados, lanzar una negociación.

La Coalición ha enviado a Ginebra una delegación compuesta por dos de sus dirigentes, Hisham Marwa y Haizam Maleh, aunque no descarta que al final se una su presidente, Jaled Joya.

Etiquetado como: