Advierte sobre los abusos por policías y ‘grupos armados prooficialistas’

 29 noviembre, 2014
Familiares de presos esperaban noticias en las afueras de la cárcel David Viloria, en Barquisimeto, donde murieron 35 reclusos, víctimas de una intoxicación, según el Gobierno. | AP
Familiares de presos esperaban noticias en las afueras de la cárcel David Viloria, en Barquisimeto, donde murieron 35 reclusos, víctimas de una intoxicación, según el Gobierno. | AP

Ginebra. EFE y AFP. El Comité de la ONU contra la Tortura manifestó ayer su “consternación” por las informaciones que ha recibido sobre “el extendido patrón de ejecuciones extrajudiciales por parte de grupos policiales o parapoliciales” en Venezuela.

El panel hizo referencia también a malos tratos contra personas detenidas durante protestas antigubernamentales entre febrero y julio del 2014.

“Dichos actos incluirían palizas, descargas eléctricas, quemadura, asfixia, violación sexual y amenazas” para, supuestamente, “obtener información, castigar y obtener confesiones”, añade este órgano de expertos independientes que supervisa el cumplimiento de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes de las Naciones Unidas.

Venezuela fue uno de los países examinados en la reciente sesión que celebró en Ginebra este órgano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que emitió ayer sus observaciones y conclusiones sobre cada caso.

Múltiples señalamientos. Respecto a ese país, el Comité expuso su preocupación por cuestiones relacionadas con la impunidad, detenciones arbitrarias, torturas y excesivo uso de la fuerza durante las mencionadas protestas antigubernamentales.

Según este organismo, entre las 3.306 personas detenidas durante esas manifestaciones muchas fueron arrestadas sin “orden judicial”, y cita los casos de los opositores políticos Leopoldo López y Daniel Ceballos .

“El Comité se muestra preocupado cuando se detiene a un líder político (López) de forma arbitraria y se le pone en una celda de aislamiento durante cinco meses. Hemos expresado nuestra preocupación y hemos recomendado su liberación”, manifestó el viernes un miembro del Comité, Jens Modvig, en una rueda de prensa en Ginebra.

El grupo se refirió en su informe a agresiones a periodistas y defensores de los derechos humanos, situaciones que afectan la independencia del Poder Judicial, las condiciones de detención y violencia en centros penitenciarios, así como sobre ejecuciones extrajudiciales.

Sobre esto último, anota que, según las respuestas del Gobierno al cuestionario que le remitió, “en el 2012 se produjeron 667 homicidios por parte de agentes del orden y 600 en el 2013”, situación frente a la cual el comité pide que se tomen medidas urgentes para poner término a estos crímenes, que se investiguen los casos ocurridos y se impongan sanciones.

Tampoco ocultó su “preocupación por los informes que registran un total de 437 ataques de grupos armados prooficialistas a manifestantes” y, según los cuales, gran parte de estos hechos tuvieron lugar “con la complicidad y aquiescencia de las fuerzas del orden” y siguen impunes.

El informe también criticó las condiciones de detención en las cárceles . “La situación en el sistema penitenciario en Venezuela es una tragedia”, afirmó otro miembro del Comité de la ONU, Alessio Bruni.

“(...) El hacinamiento es del 231% en la media del país, lo que significa que 231 detenidos ocupan el espacio planeado para 100. Hay un caso extremo en la cárcel de Tocorón [al norte del país], que fue construida para 750 detenidos y que tenía unos 7.000 en el 2013”, explicó.

“Además, hay el problema de la violencia causada por armas, ya que se podría decir que las armas circulan casi libremente en las prisiones de Venezuela , causando la muerte de centenares de presos cada año”, añadió.

Voz del Gobierno. El panel recibió el 6 y 7 de noviembre a José Vicente Rangel, viceministro de Política Interior y Seguridad Ciudadana, con el fin de estudiar las medidas de Caracas para cumplir la convención contra la tortura.

Era la primera comparecencia de un representante venezolano ante ese organismo en los últimos 12 años.

Días después de la reunión, Rangel declaró a la prensa que el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura acusaba “falsamente” a Venezuela al repetir “el mismo discurso” que organizaciones no gubernamentales (ONG) opositoras.

Querían “dar la impresión de que en Venezuela se vivía una especie de dictadura pinochetista (en alusión al régimen de Augusto Pinochet que gobernó Chile entre 1973 y 1990)”, declaró en un programa del canal de televisión Televen.