15 julio, 2014

Nueva York. AFP. El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó ayer que los escoltas con ayuda humanitaria para Siria atraviesen sus fronteras aun sin el aval de Damasco, lo que permitirá ayudar a más de un millón de civiles en zonas controladas por la oposición.

Esta resolución fue aprobada por unanimidad incluso por China y Rusia, que interpusieron su veto en cuatro planes de resolución anteriores de los países occidentales desde el inicio del conflicto sirio .

El traslado se llevará a cabo a través de cuatro puntos: dos en Turquía (Bab al-Salam y Bab al-Hawa), uno en Irak (al-Yarubiyah) y otro en Jordania (al-Ramtha).

El cargamento de los camiones será sometido antes a un “mecanismo de control” establecido por la ONU “con el fin de confirmar la naturaleza humanitaria del cargamento y las autoridades sirias serán simplemente informadas”.

El Consejo de Seguridad avaló ayer la resolución de forma unánime. | AFP
El Consejo de Seguridad avaló ayer la resolución de forma unánime. | AFP

Según el texto, el Consejo “decide que las agencias humanitarias de la ONU y sus socios están autorizados a seguir itinerarios a través de las líneas de acceso para ayudar a civiles por las vías más directas”.

Esta autorización es válida por seis meses y luego el Consejo de Seguridad deberá renovarla.

La ONU estima que este sistema debería permitir abastecer con alimentos y medicamentos al menos a 1,9 millones de civiles adicionales en zonas tomadas por los rebeldes.

Por ahora la mayor parte de ayuda humanitaria llega a Damasco y la aprovechan regiones dominadas por fuerzas gubernamentales.

Según la ONU, 10,8 millones de sirios necesitan ayuda, pero los trabajadores humanitarios no logran llegar a 4,7 millones de ellos.

Tres millones de sirios se han refugiado en países vecinos por un conflicto que ha dejado más de 150.000 muertos desde el 2011.